7/7/10

VIOLENCIA DE GÉNERO IV

PUBLICIDAD

La publicidad orienta a la mujer como ama de casa, doctora, madre, maestra, etc. Se manifiesta en momentos en los que somos escasamente críticos y por ello se introduce en nuestra mentalidad. AXE es tradicionalmente una de las marcas que más anuncios sexistas ha realizado. En los últimos tiempos han aumentado las denuncias sobre anuncios sexistas.

En estos anuncios se atribuye a la mujer un papel en la esfera privada. Una de las discriminaciones más directas es la esclaitud de la imagen, la mujer ha de adaptarse a un canon. Estos mensajes transmiten que el puesto de la mujer en la sociedad depende de su físico, su eficacia como madre y como ama de casa. Se intentan perpetuar estos estereotipos de mujer. Para anunciar un producto no se trata la imagen de la mujer con los mismos cánones que la del hombre. Hay diferencia entre los papeles asignados a ambos, que dependen sólo de la sociedad.

Los hombres se presentan como poseedores de bienes; las mujeres se presentan unidas al sexo, la maternidad o la casa. Si una mujer aparece en una labor tradicionalmente masculina aparece portando actitudes o ropas masculinas. La legislación ha intentado frenar ese estereotipo.

En la publicidad no existe igualdad de género. La publicidad son aquellas pausas en las que la mente del espectador está relajada y por ellos recoge información de todo y no opone crítica. Se absobe todo sin ningún filtro.

Aunque actualmente las diferencias han disminuido, siguen persistiendo. En algunos anuncios hay hombres que limpian o cocinan, pero aparecen vestidos como chefs, como profesionales; en cambio la mujer aparece desempeñando un rol normal. En un anuncio de champú la mujer aparece en una oficina, pero refleja su preocupación por la belleza. Se trata de mostrar que el hombre se ha adaptado al cambio; pero la publicidad sólo ha cambiado la forma de mostrar esa discriminación.

La televisión ha hecho de la población masculina su centro de atención, se dirige la publicidad hacia ellos. En los últimos años los programas de TV han dado a las mujeres un papel relevante, pero suelen interpretar personajes con atractivo sexual. Tradicionalmente las mujeres han sido mostradas en anuncios de lavavajillas y los hombres en la publicidad de bebidas, coches...Dentro de estos roles la imagen que destaca es la de la mujer bella, la sociedad enseña a las mujeres a medir los logros en la belleza física. Son cánones inalcanzables para la mayoría de las mujeres, de ahí se derivan problemas de autoestima. Se convierte la búsqueda de la belleza en algo que los lleva a la disciplina y a complacer a los hombres.

La belleza es un complejo sistema que enseña a la mujer a colocarse en determinada actitud. Si nos colocamos en ese rol tendremos más éxito, ej: mujer con maquillaje u hombre con coche. Este mito documenta los perjuicios que llevan a problemas en la salud de las mujeres. Las industrias de cosméticos se lucran de esa sensación de insatisfacción con sus cuerpos.

La publicidad ilícita es aquella que atenta contra la dignidad de la persona; y la publicidad de hoy en día está siendo ilegal en muchos casos. Se está intentando que no sean usadas fotos de mujeres excesivamente delgadas en la publicidad o que se exhibann mensajes de advertencia sobre el peligro de la extrema delgadez. Se produce una explotación del cuerpo femenino en la publicidad, transmite el mensaje de sexo como premio por la comprar de un producto (ejemplo clásico el de los coches). Encontramos en la publicidad dos arquetipos clásicos de mujer: la ama de casa y la seductora y consumista.
-Bebidas, alcohol, desodorante: utilizan el éxito sexual para atraer al consumidor.
-Detergentes: se da por hecho que la emisora y recpetora es la mujer.
-Publicidad donde priorizan los rasgos físicos a los intelectuales.

La publicidad impone un canon de belleza difícil de seguir, y puede resultar discriminatorio para el resto. Amoldarse al canon para triunfar social y sexualmente, apareciendo anuncios con una falsa necesidad de perder peso, ej: anuncios de cereales dietéticos que son anunciados por una mujer delgada. La publicidad sigue mostrando modelos de mujer que la rebajan.

El hombre también es tratado en muchas ocasiones como objeto sexual en la publicidad, pero hay más escandalización para la mujer por el sustrato del sistema patriarcal. Se ha intentado lograr una igualdad mal encaminada, tendente a denigrar a ambos sexos en lugar de acabar con ello.

Dejo aquí algunos ejemplos de dicha publicidad:


Aparece prácticamente representada una violación. Un hombre la sujeta mientras otros miran.







2 comentarios:

Felipe dijo...

Pienso que la publicidad es más lista de lo que suponemos.El marketing comercial sabe muy mucho de los gustos de hombres y mujeres y de ahí que la forma de vender un producto esté incardinado en la forma de pensar de la sociedad.

Pienso que la publicidad sólo adopta los métodos de los roles sociales y mientras la sociedad no tome conciencia de cua´les deben ser los verdaderos roles sociales de la mujer y el hombre,basados en la igualdad,los medios de comunicación nos seguirán presentando al metrosexual y a la mujer del perfume

Saludos y bienvenida

Lia dijo...

Wenas!!
FELIPE: estoy muy de acuerdo con lo que dices, somos nosotros quienes hemos de cambiar esos roles para que no sean mostrados en la publicidad. Se ha visto un pequeño avance, pero sigue existiendo la publicidad sexista.
Saludos!! Gracias por tu comentario!!