21/4/10

Justicia


Nunca he sido una persona amante del orden y la ley, no me gusta el exceso de normas ni que éstas sean restrictivas, lo cual es complicado. Siempre creí que existía una justicia, no divina, pero que sí estaba por encima de cualquier ley. Es decir, una justicia más allá de lo que una norma marcara, que terminaría prevaleciendo.

Teóricamente las leyes son una manera de encauzar a la población hacia lo que "está bien", de evitar que se cometan delitos y de lograr la convivencia correcta. Pero en ocasiones se vuelven demasiado restrictivas (caso de la ordenanza granadina), llegando a interferir en la vida privada de cada uno. Ya de por sí la idea de normas regulando todo, que es la realidad, me resulta asfixiante; por mucho que sea algo necesario, estamos permitiendo en pos de la supuesta seguridad ciudadana y el bienestar que nos acorralen y nos restringan.

Pero no es ese el tema central que me preocupa, las leyes pueden derogarse o modificarse, pero la justicia en sí no es una mera norma que se cambia. La justicia ,para mi, consiste en la idea de que cada uno ha de recibir lo que se ha ganado; me alejo de esa idea de que la justicia es pagar por lo que uno hace. No creo nadie esté legitimado para castigar a otros por sus conductas, ni en el ojo por ojo y diente por diente. Simplemente cuando uno hace algo malo han de venir consecuencias de ese acto, que no parten del castigo sino de la simple responsabilidad sobre nuestros actos.

Para muchos es más fácil creer en las leyes que en la justicia, la justicia se ve como algo abstracto y poco definido, mientras que las leyes están ahí. Pero a mi modo de ver las leyes son más fáciles de manipular que el ideal de justicia. Porque una ley restrictiva o injusta puede ser aprobada y aplicada (veánse algunas leyes del franquismo), sin embargo la justicia a pesar de su carácter abstracto es una idea que permanece en nosotros pese a la legislación vigente. Por eso siempre me ha resultado más fácil creer en la justicia como ideal que en las leyes.

Sin embargo, en los últimos tiempos la idea de justicia/ley se ha ido desfigurando poco a poco. Tras dos años estudiando derecho he llegado a planterme cuestiones algo pesimistas. Se presupone que las leyes deben ser justas, porque tratan de favorecer e implantar una idea de justicia y un bienestar social. Pero el legislador actúa en muchas ocasiones llevado por intereses políticos o de otra clase, lo cúal hace que las leyes sean un insulto para ese ideal de justicia (tengo la mala manía de generalizar, obviamente no son todas). Por otro lado, la justicia palpable es la impartida por los tribunales, que funcionan con dichas leyes. De modo que hemos construido un sistema de justicia ,a mi modo de ver, en algunos casos alejado de toda lógica. Un sistema que no logra ponderar valores ni  generar bienestar social, sino que castiga y crea más rencillas.

Así que hace días me pregunté, a raíz de todo el asunto de Garzón y de la lectura de "Matar a un ruiseñor", si era posible una justicia injusta. En este libro, que recomiendo, se ve como es posible condenar a una persona inocente porque prevalecen perjuicios sociales. Y creo que la situación actúal es parecida, el sistema de justicia no es independiente ni imparcial (desde los que crean las normas hasta quienes las aplican e interpretan). Prevalecen una serie de perjucios e intereses que hacen de la justicia algo digno de no llevar ese nombre. La justicia para un tribunal es el juicio conforme a las normas, así de relativamente simple. Pero yo creo que las normas no bastan, es la ligera sensación de que un par de palabras no pueden condensar una idea tan abstracta. A veces pienso que sólo jugamos a ser justos durante un par de horas, el resto del tiempo el mundo se sigue cayendo a pedazos. No puedo resumir la justicia a un Tribunal, es algo que creamos entre todos.

Sigo con la duda, no sé que pensar. Sólo puedo mirar alrededor y decir que si los que vamos a estar dentro del sistema judicial no somos personas justas la justicia no lo será tampoco. Sabremos elaborar leyes y  aplicarlas, pero eso queda muy lejos de lo que es justicia. No quiero formar parte de esa falsedad...


6 comentarios:

Miguel Alvarez dijo...

Estamos en lo mismo Lía, lo cual me hace sentirme enormemente joven, que una chica que esta en segundo de derecho piense al respecto lo mismo que un jubilado o viceversa... Me apunto a la tésis de que tu estas en tu tiempo y que soy yo el que me sitúo en vuestro tiempo. De eso viene a tratar algunas entradas mías de las dos últimas semanas.

Lo de Eric Burdon y sus colegas de The Animals, pues que quieres que te diga, ahí eres tu la que te desplaza ene so de la música a los gustos de los sesenta. Lo cual esta tambien muy bien. Buena solidaridad intergeneracional.

Saludos, joven

Felipe dijo...

Como estudiante de Derecho partimos del hecho de que la ciudadanía le cede al Estado la capacidad de sancionar aquellas conductas que violan la legalidad,ya sea penalmente,civil o administrativamente.

Se residencia en el Estado el uso de la fuerza(represión de conductas impropias)aí como encausar y ejecutar lo que un poder del estado decida(Poder Judicial)

Ahora entramos en el sentido de las leyes que deberían ser(deberian ser)en las que primase el interés genereal.Y eso no siempre es así.El legislativo puede promover leyes injustas con la mayor naturalidad del mundo y no pasa absolutamente nada.

El legislativo debe tener el enorme sentido ético de hacer leyes justas.Si no lo hace es cuando la ciudadanía debe reaccionar con su voto eligiendo a aquellas formaciones políticas que más confianza le den en cuanto serán capaces de legislar con acomodo a toda la sociedad.

Actualmente y anteriormente padecemos lo que muchas veces se ha venido en denominar partitocracia en detrimento de democracia participativa.

Si hablamos del poder judicial,pues apaga y vámonos.

Soy de la opinión que no vivimos en una auténtica democracia.Es lo que tantas veces venimos denominando democracia vigilada.El ciudadano se encuentra en un callejón sin salida que,a veces,se hace antisistema porque éste está podrido.

Padecemos la "cremación de lo cotidiano"(nietzsche)

No me lío más

Soy beatriz dijo...

En verdad no entiendo demasiado de derecho, pero pienso que no se pueden aplicar bien las leyes si los encargados de implementarlas no son éticos. Etica la gran ausente de estos tiempos.
Un abrazo grande!!!!

nexus. dijo...

Las leyes y la Justicia, efectivamente son dos conceptos diferentes pero que deberían ir de la mano, aunque todos sabemos que no siempre es así.
la Justicia desde tiempos inmemoriales ha sido considerada como una necesidad mas del ser humano en su relación social con su entorno.
La Justicia es como tu nien has dicho un concepto abstracto, que no obstante, existe independientemente de nuestra aPreciación, siempre mas o menos subjetiva que podamos tener de ella,la Justicia "está ahi fuera" aunque no la queramos ver.
Las leyes tan sólo deben ser merosm instrumentos para alcanzar esa justicia, llamemosle absoluta o universal.
Por ello la primera obligación de quienes están encargados de impartir justicia ha de ser, no sólo velar por el cumplimiento de la norma, si no que la interpretación de ésta se realice de una forma justa, equitativa, la ley debe, al interpretarse, prporcionar justicia.
Que, desgraciadamente, en el caso del Juez GARZÓN (que dicho sea de paso, CUENTA CON MI INCONDICIONAL APOYO),no está siendo así.
Perdona por mi excesiva extensión.
Un abrazo.
salud y República!!
Nexus.

severino el sordo dijo...

La justicia al final es aplicada por personas que interpretan las leyes,quizas la unica manera de ser ciega ey equilibrada seria que la impartieran maquinas progranadas con unos parametros,pero al final estas serian programadas por personas,justicia e igualdad a veces creo que no van con nuestra especie,saludos.

Lia dijo...

Wenas!!

MIGUEL ALVAREZ: hay algunas cuestiones intemporales, esta es una de ellas. The Animals son inmejorables, también diría intemporales.

FELIPE: sorprende ver la cantidad de leyes injustas que permanecen vigentes. Comparto todas tus opiniones, deberíamos exigir leyes justas en lugar de leyes cada vez más restrictivas (que hoy está sucediendo)

BEATRIZ: la ética está de capa caída. No puede existir una sociedad justa sin fallan sus bases.

NEXUS: comparto tus opiniones, la justicia es una necesidad. Teóricamente las leyes se interpretan siempre intentando que sea justa, pero creo que si una persona no es ética no puede desempeñar su labor correctamente. Lo de Garzón es algo que nadie esperaba y que nos está dejando anonadados, también tiene mi apoyo.

SEVERINO: interesante teoría la de las máquinas. Comparto tu última reflexión.

Gracias a los cinco por vuestros comentarios!! Saludos!!