3/4/10

God is a concept



Está a punto de terminar la que es probablemente una de las semanas del año en que más se habla de Dios, y quieras que no al final termina removiéndose algo en tu interior. Lo admito, no creo en la religión, mucho menos en la Iglesia, pero Dios...es algo que escapa de mi razón. No recuerdo que filósofo decía que relamente no importa si Dios existe o no, porque aunque existiera nuestra lógica nunca sería capaz de conocerlo. Siempre me ha gustado repetirme a mí misma esas palabras, quizás para persuadirme de su inexistencia.
Tengo una ligera adversión, y creo que es algo que le ocurre a muchas personas, hacia esa figura del Dios sufriente y crucificado que se nos ha inculcado desde niños. En su mayor parte creo que se debe a que está total y absolutamente vinculada a la Iglesia, institución que sólo me despierta sentimientos negativos (me he quedado corta, muy corta, pero no me gusta ser irrespetuosa). La Iglesia ha hecho de Dios su particular negocio, aunque es algo que sucede en todas las religiones; lo ha usado para enriquecerse, para lograr poder político, incluso para matar. La Inquisición, la vinculación con los crímenes del franquismo, los casos de pederastia...todo ello realizado siempre bajo el nombre y la figura de Dios. Es un Dios manchado de sangre, avaricia y dinero, aunque no tan distinto a esa figura sufriente que nos presentan en un intento de despertar en nosotros la culpa y la compasión.
Recuerdo como en el colegio nos hacían visionar una y otra vez las mismas películas sobre la vida de Jesús, y hay dos cosas sobre esto que hoy me llaman la atención. En primer lugar el hecho de que Jesús fuera a veces tan misericordioso y otras tantas su voz resonara como un trueno mientras desataba su ira. Era algo que mi pequeña cabeza no lograba entender a esa edad tan temprana, ¿si es Dios tan bueno porque grita como un descosido?. Hoy en día creo que era una manera de mostrar el poder que Dios tenía sobre nosotros y que llegáramos, no a temerlo, pero sí a respetarlo. Ya desde aquellos pupitres comenzaban a inculcarnos la moral cristiana, a alimentarnos con prejuicios, temores e ideas de salvación.
En segundo lugar está el énfasis que se ponía en la crucifición de Jesús. Primero alegando que él nos salvaba a todos, lo que suponía que nosotros nos convertíamos en poco más que súbditos suyos, obligados a alabarle y servirle porque nos había abierto las puertas a la vida eterna. Argumento éste el favorito de la Iglesia, utilizado para atemorizar a los fieles con la idea del infierno y que se doblegen ante ellos. La otra cara de la moneda es la utilización del paraíso (o la salvación) como un caramelo, atrayendo a los niños ingenuos. Pero sobre todo, recuerdo como los profesores recalcaban la idea de que Jesús había sido crucificado por culpa de los judíos, que no creyeron en él. Con eso lograban a la par, desprestigiar el judaísmo (alegando que ellos cargan con el estigma de haber matado a Jesús y que su religión no es la verdadera) y en cierto modo atemorizarnos con la idea de que la desconfianza era muy mala (la famosa frase de "la fe es ciega" quedaba grabada en nuestras mentes).
Volviendo la vista atrás, creo que se nos intentó inculcar algo aprovechando que creíamos ciegamente, puesto que la mayoría en años venideros (conforme fuéramos capaces de razonar) dejaríamos a un lado la fe. Cierto que la religión en las escuelas no es obligatoria, pero cuando yo era pequeña simplemente se impartía y punto, sólo aquellos padres que se negaban a que sus hijos recibieran educación religiosa hablaban con el director y se les ofrecía una alternativa (eran casos contados), para el resto de los padres era indiferente. Me parece sorprendente esa indiferencia, pero creo que no se era consciente de lo pernicioso que podía resultar aquello. Alguien alegará que también aprendimos cosas buenas y necesarias como la solidaridad, la amabilidad, el perdón, el respeto, etc. Bueno, pocas clases se dedicaban a ello en comparación con el engrandecimiento de la figura de Dios (por no decir que actualmente es complicado que esos valores cuajen cuando ni la propia Iglesia los predica).
En el instituto la situación cambió, no era obligatorio pero seguí dando clases de religión hasta que terminé el bachiller. Al principio lo hacía por la misma razón que muchos otros, comodidad o costumbre, pero luego (y aunque pueda parecer extraño) lo hice para conocer de verdad el cristianismo. Iba a clase,atendía, sopesaba y decidía; y conforme pasaba el curso mi fe iba disminuyendo. Prácticamente puedo decir que dejé de creer en la religión a medida que sabía más sobre ella. Recuerdo como los profesores intentaban encajar las metáforas sobre Adán y Eva, la paloma, el angel y demás en cabezas que ya contaban casi dieciocho años. La religión se reinventaba a sí misma, se adaptaba la trampa a un pie más grande,eso es todo. En una de aquellas clases, la profesora propuso que cada uno escribiera en un papel la pregunta que quería formular; yo recuerdo muy bien la mía. Pregunté sobre la Inquisición y todas las matanzas realizadas por la Iglesia; la respuesta fue concisa y surgió de labios de la profesora con un cierto aire de rabia: "Bueno, siempre hay manzanas podridas dentro del cesto". Aquello fue lo que finalmente dilapidó mi fe (si es que aún quedaba algo), excusar a quién ha relizado semejantes actos supone aceptar con los brazos abiertos lo ocurrido. Hoy ya no me sorprende, es la tónica general de la Iglesia, casi un modus operandi (delito-encubrimiento-descubrimiento-exculpación).


Sin embargo, siempre quedó dentro de mí la duda (donde hubo fuego hay cenizas). Las diversas religiones e Iglesias me parecen diversas formas de usar a un Dios, de jugar con la fe de otros; pero no puedo sacar de mi cabeza la idea de que algo existe, aunque no podamos conocerlo. He comenzado diciendo que siento adversión hacia esa figura del Dios sufriente, la que predica la Iglesia. No sólo por su vinculación a ella, sino por su omnipresencia, por esa idea de poder supremo, etc. Me parece algo alejado de la humildad, la bondad y la verdadera moral.
Suele alegarse que si Dios existiera no permitiría las injusticias ni el sufrimiento, pero yo creo que hay diferencias entre el Dios predicado y el que pueda o no existir.
El Dios de la Iglesia es una invención, no se trata sólo de que permita las injusticias siendo omnipotente, sino de que siempre inclina la balanza hacia el lado de los favorecidos. Pero si lo pensamos fríamente esto es algo lógico. La Iglesia (a pesar de esa consigna de "Iglesia somos todos") la forman gente con poder y dinero, y creen en ella y por tanto en su Dios, gente de la misma condición. La creencia en Dios se basa no sólo en temores sino también en semejanzas (y aquí dejo una frase de Nietzsche: "El hombre, en su orgullo, creó a Dios a su imagen y semejanza"), por tanto su dios resulta ser tan avaro e injusto como ellos y ha de favorecer a la gente que le costea (económicamente hablando). Es un Dios tan cercano que hasta las fe puede comprarse con dinero; se presenta como un capitalista más. Y creo que este Dios es ese que se ha paseado durante esta semana por las calles, cubierto de oro, flores y velas para recordarnos que seguimos dependiendo de él y de la Iglesia para salvarnos y que debemos obedecer como buenos perros a su amo. Hombres abrazando una figura fría, para mi gusto abrazando la hipocresía y la mentira, enorgullecidos por que los vean pasar junto al Cristo o la Virgen. Y esto último también Nieztsche lo supo plasmar en pocas palabras: "Cuántos hombres se precipitan hacia la luz, no para ver mejor sino para brillar".
Sin embargo, una parte de mí quiere creer que hay algo lejos de esa figura laureada. Ha de haber una alternativa para los que somos incapaces de creer en un Dios avaro e injusto. Puede que no lo sepa hoy y que nunca llegue a saberlo, pero tengo la sensación de que algo existe, porque un concepto que siempre despierta un sentimiento concreto (crees, no crees o no sabes que creer; no existe indiferencia cuando se habla de Dios) tiene que tener alguna relevancia o transcendencia. No sé, puede que Dios sea alguien sentado en una nube. A veces me imagino que simplemente es algo que forma parte de nosotros, un concepto enlazado con la esperanza o la soledad, un instinto anclado en nosotros mismos como el de supervivencia, sólo que éste nos ayuda a pensar que nunca estamos desamparados y que no existe un final para la vida. Sin duda es un concepto más humano, personal y esperanzador que el erigido universalmente, pero sigue siendo un concepto...no creo en esa omnipotencia ni superioridad, toda creencia ha de quedarse en nosotros mismos y no imponerse a los demás.

7 comentarios:

Soy beatriz dijo...

Querida Lía, es increíble, supiste desmembrar los mismos pensamientos y sentimientos que tengo sobre Dios.
No voy a agregar nada más, porque para mi gusto está todo más que dicho. Y si creo también que algo hay, tal vez esa energía que nos permite renacer de los fracasos y comenzar otra vez.
El tema de Lenon, Genial.
Un gustazo Lía.

severino el sordo dijo...

Las religiones todas son en si mismas perniciosas siempre hablando de la ira de dios,de castigos divinos,en nombre de dios se cometen los mas execrables crimenes etc...
Luego esta la creencia individual sobre la existencia de un ser superiorque ya la desentrañaremos a su debido tiempo mas tarde que pronto si puede ser,con Dios amiga,saludos.

Dorian dijo...

Me da la sensación, después de leer tu texto, que parece que porque la Iglesia ya hablase de un Dios, no pueda existir más alternativa que esa, y que por ello, si decides no creer en Dios, es que no creas en el Dios "Cristiano". No creo que eso sea así.

Puede existir un término y que cada uno lo use a su "imagen y semejanza". Pero que yo dijese por ejemplo... "Dios es azul", no tendría que ser, necesariamente, que porque a ti no te gustasen los Dioses azules ya dejases de creer en él.

Con respecto a lo del judaísmo, parece que nos olvidamos que ese supuesto Jesús fue Judío. En el caso de que este personaje histórico existiese, tengo claro que solo fue un revolucionario de la época, y que poco después la gente que creia en lo que decía se reunió de tal forma que crearon digamos un grupo llamado "Cristianos". Que yo sepa, Jesús nunca usó esta palabra, ni dijo "Quiero instaurar una nueva religión".

Tú sabes que yo estudié en un colegio religioso. Y quitando el engrandecimiento de la figura de Dios, si que enseñaron ciertos valores. También tengo claro que nunca volvería a aquella etapa.
Pero más claro tengo que para ser humano, no hace falta ser cristiano.

Yo por mi parte, solo creo en la energía interna que podamos usar como seres humanos para cambiar, mejorar, amar (o destrozar, por desgracia) lo que la Tierra nos ponga a nuestro alcance.

PD: "La fe puede comprarse con dinero" -> Esto me recuerda a las bulas.

PD: Me acuerdo del día de "las manzanas podridas". Las clases con aquella mujer eran capaces de crear úlceras en tan solo cuestión de segundos.

nexus. dijo...

Para empezar decir que pienso que debe ser pernicioso la obsesión morbosa que el catolicismo tiene con el sufrimiento, el dolor y la agonía, sobre todo en la imaginería pascual.
Para seguir, repudio totalmente el monopolio que se ha arrogado la iglesia catolica en torno a la "comunicación con Dios", ese dios en el que yo, lamentablemente, no creo.
La religión ,en mi opinión sólo es un mecanismo para asegurar el poder de la institución religiosa que la he inventado, amén de conseguir una cierta estabilidad social en épocas de grandes penurias.
Lo de las manzanas podridas me recuerda peligrosamente a la excusa que ha puesto este fin de semana un conocido e importante obispo sobre la pederastia en la Iglesia.
Ah! y yo pongo la primera piedra (y la segunda , y la tercera...) para lapidar a los pederastas, no me temblaría el pulso.
Como siempre gran entrada, para acabar, decirte que yo tuve la inmensa fortuna de ir a un colegio privado laico, totalmente laico, no tuve que tragar clases de religión catolica.
Un abrazo.
salud y República!!
Nexus.

Lia dijo...

Wenas!!

BEATRIZ: las creencias son algo que evoluciona con nosotros, hoy mi idea de Dios es esa (si es que puede recibir el nombre de "Dios"). La canción es "God" es una de las que más em gustan de Lennon.

SEVERINO: las religiones siempre intentan adoctrinar a la gente para hacerla sentir culpable por todo lo que hacen y que luego dependan de ellos para expiar sus hechos.

DORIAN: no, me he centrado en el Dios cristriano porque aquí es la creencia mayoritaria, pero me refiero a que las religiónes utilizan esa figura para sus fines, y por ello no puedo creer en ella. Pero claro que existen más alternativas. Yo opino lo mismo sobre Jesús, fue un revolucionario. Me gusta tu idea de la energía interna.

NEXUS: yo tampoco veo muy bien esa obsersión morbosa con el sufrimiento, todo relacionado con la idea de hacernos sentir culpables. Comparto tu opinión sobre la religión, le subyace un transfondo de codicia. Sí, parece que ellos excluyen todas las responsabilidades sobre el tema de la pederastia, pura hipocresía.

Gracias a los cuatro por vuestros comentarios!!
Saludos!!

Logos Luna dijo...

LIA...ERES COMO UN DIOS PARA MI...
APROVECHANDO QUE HABLO CON DIOS...TE HARÉ UNA PREGUNTA...
CON CUANTOS AÑOS VIVIRÉ EN EL ETERNO PARAISO?
SI ME MUERO CON 80 AÑOS, VIVIRÉ TODA MI VIDA CON 80 AÑOS?
Y SI EL PARAISO ES ETERNO...LA GENTE NUNCA CRECE? NO EVOLUCIONAN NUESTRAS CELULAS?
HABRA CONTAMINACIÓN?
AH..Y NO HABRÁ INTERNET NO? XD

Lia dijo...

Wenas!!

LOGOS LUNA: perdón por la tardanza en contestar, pero últimamente el tiempo no me acompaña. Jajaja, eso de que me llamen Dios no me gusta mucho, pero gracias de todos modos.
Un saludo y gracias por tu comentario!!