22/12/09

La naranja mecánica


El lunes pasado vimos en clase de Derecho Penal la película "La Naranja Mecánica" de Stanley Kubrick.Ya la había visto antes, pero el debate posterior a la visualización me hizo entenderla de otra manera, o más allá de lo que en el film se mostraba.
Para los que no la hayáis visto (la recomiendo) resumo un poco el argumento: Alex es un muchacho con tendencias a la ultraviolencia y a la violación (claramente un psicópata), que disfruta dañando y aterrorizando a sus víctimas. Junto a varios amigos se dedica por las noches a dar rienda suelta a sus oscuras intenciones, cometiendo violaciones y agresiones. Una noche visita a un mujer y termina matándola, por ello acaba en la carcel. El Ministro del Interior visita la prisión para buscar un prisionero al que aplicar el nuevo método de resocialización (Método Ludovico). Alex se ofrece voluntario para el experimento porque desea salir pronto de la carcel. Dicho método consiste en que el tendrá que visionar acontecimientos violentos, violaciones y crímenes y los asociará al malestar y a la enfermedad. De modo que cuando sale de prisión e intenta realizar algún acto violento cae enfermo.
La película muestra que al personaje se le arrebata la libertad (al encerrarlo en prisión), luego la identidad (al pasar a ser un número dentro de ella) y luego la capacidad de elección (debido al método Ludovico no puede optar entre hacer el bien y el mal sino que se siente obligado a hacer el bien). Yo siempre había dado esa interpretación a la película, que no se puede obligar a una persona a hacer al bien si esta no quiere, que no puede justificarse el uso de tales métodos para acabar con la delincuencia porque suponen la propia vulneración del individuo y su anulación. No se trata de que ahora sea una buena persona, sino de que ya no es persona, porque toda su identidad ha quedado anulada.
En el debate en clase se han apuntado algunas ideas que me han gustado mucho. Por ejemplo, que el cura de la prisión era el único que no veía mal la utilización del método porque creía que más vale ser mala persona que hacer el bien obligado. Mientras que otros personajes, como el Ministro, estaban dispuestos a la utilización de cualquier método con tal de erradicar la delincuencia y apuntarse el tanto.
Pero me ha gustado especialmente la interpretación que ha hecho mi profesora de la película. Ella cree (y yo comparto esa opinión) que lo importante de la película es el hecho de que cuando Alex sale de prisión sus padres le repudian, sus amigos le maltratan (le pegan) y todos aquellos a los que había causado mal se ciernen sobre él en su sed de venganza. De modo que el mismo mal que él causa le espera fuera de prisión porque es un mal social, un mal que reside en la sociedad. No se trata de que los delincuentes sean malos y la sociedad buena, sino de que la sociedad en sí es mala y los delincuentes son personas que han llevado esos oscuros valores a hechos más graves.
Posteriormente se llevó el debate al tema del derecho penal. De acuerdo con la realidad que muestra la película, la resocialización de un preso sería imposible, porque al residir el mal en la sociedad con apartar a todas las personas que delinquen en un edificio no va a acabar ese mal, sino que continúa en la sociedad. Por otro lado es imposible la reinsercción del preso, porque al salir de prisión vuelve a encontrarse con los mismos males.
También se comentó otro tema importante, que es la forma en que utiliza el Estado el crimen y a los delinquentes para aterrorizar a la gente. Realmente no existen tantos violadores y asesiones en serie como aparecen el los telediarios, pero el hecho de que la gente viva atemorizada por el posible delito hace que sea más fácil controlarlos mediante leyes restricctivas que ellos admiten con tal de estar protegidos.
El debate terminó cerniéndose sobre este último punto, ¿es realmente necesario vivir en una sociedad tan controlada? Yo creo que no, llega un momento en que nuestra libertad individual queda obstuida por una idea falsa de seguridad colectiva.
Realmente es una película interesante, que muestra un problema no tan lejano. Dentro de poco llegará a España "la castración química", un método que quizás no se aleje tanto de ese "Método Ludovico" que en su época mostró Stanley Kubrick.



7 comentarios:

Duende Crítico dijo...

En primer lugar indicaré que he visto esta película en varias ocasiones. A partir de ahí, he de decir que uno de los aspectos que más me llama es el que has indicado: el de la resocialización de los delincuentes. El tema que se indica en el filme es que es imposible esta resocialización si se roba la voluntad del recluso, que es lo que se hace con esa manipulación de la persona.

También es interesante el tema de aquellos políticos que, persiguiendo unos objetivos, utilizan cualquier método.

Un abrazo.

Felipe dijo...

Vi la película hace mucho tiempo.
Hay que partir del hecho de que la sociedad,que pone en manos del Estado todo el aparato represivo,abdica de su derecho 'vengativo'para que sea el Estado quien arbitre las medidas más convenientes y necesarias para que todo individuo que ha conculcado las normas que la misma sociedad se ha dado 'pague' por ello.Es la sociedad quien le encarga al Estado su protección ante el delito y también el castigo de éste.
Todos los penalistas coinciden en que el uso del Derecho Penal sea mínimo y que cuando se utiliza debe tener carácter resocializador.
La resocialización es el asunto más espinoso en que se enfrenta la sociedad actual.
Entrar en los conceptos de bien y mal sería muy prolijo y daría para un largo debate.
Sí es lógico que la sociedad civil que acepta sus propias reglas, mediante sus representantes,deba hacerlas cumplir para todos.

Saludos

Jose Antonio Cabrera Ramirez dijo...

Desde la libertad y para la libertad del Homo Sapiens te deseo unas felices fiestas. Que lo pases bien con tus seres queridos estos días y que el próximo año sea bueno para tus aspiraciones personales.
Un fuerte abrazo de José Antonio.

severino el sordo dijo...

He visto la pelicula varias veces y posiblemente sea la mas violenta que he visto,nos hace preguntarnos quien ejerce mas violencia Alex o la sociedad en si misma,un saludo.

Ciberculturalia dijo...

Recuerdo que cuando vi la película tardé mucho tiempo en que se me olvidaran muchas de sus escenas, por la violencia manifiesta y por la subyacente. Creo como Severino que posiblemente es la película más violenta que recuerdo.

Un beso

hijodelatierra dijo...

Hace mucho que no la veo Lia, volveré a hacerlo con tu interpretación. Yo también tengo muy al día Derecho Penal, créeme ;)
Un abrazo.

Lia dijo...

Wenas!!

DUENDE CRÍTICO: sí, el tema de la manipulación de la persona como medio para resocializarla es muy interesante y está a la orden del día. He mencionado la castración química, pero actualmente existen otros medios que manipulan a la persona con el fin de readaptarla a la sociedad. Yo creo que no es la solución correcta al problema.

FELIPE: estoy de acuerdo con tus palabras. Actualmente el asunto de la resocialización es difícil, más cuando a nivel social no hay un concepto de la carcel como lugar para resocializar sino como lugar para apartar a aquellos que perturban la seguridad colectiva o el lugar donde han de pagar los hombres por los delitos cometidos. Es un tema difícil.

JOSE ANTONIO: muchas gracias!! igualmente te deseo una Feliz Navidad rodeado de tu familia y amigos.

SEVERINO: hay muchas escenas que resultan difíciles de mirar por la violencia tan extrema que aparece. Sin duda invita a la reflexión.

CIBERCULTURALIA: algunas escenas me resultaron muy extrañas, y el comportamiento de Alex también era muy turbador. Es una película que se recuerda fácilmente.

HIJODELATIERRA: a pesar de la violencia de la película, merece la pena verla. Sí, a la vuelta de Navidad tengo el examen parcial de D.Penal (veremos a ver como sale).

Gracias a los seis por vuestros comentarios!! Saludos!!