14/12/09

Desvirtuación de la Democracia



No suelo hablar de política actual, al menos dando nombres y apellidos, sino que siempre lo hago de una manera muy genérica. Hoy sí quiero hacerlo, porque durante los últimos meses (siendo optimista) han tenido lugar una serie de sucesos que han agitado de sobremanera el mar de la política (a nivel mundial). Desde la corrupción política del PP, pasando por la cruzada que ha emprendido la Iglesia contra el aborto, hasta llegar a lo que ha pasado hoy. Probablemente sabéis ya que me refiero al ostión (porque no tiene otro nombre) que le han dado a Berlusconi. Las imágenes que he visto este mediodía sobre el asunto me han dejado asombrada, creo que no puede justificarse una acción así contra otra persona (al menos, yo no la justifico). Una cosa es que Berlusconi sea un tremendo machista y fascista (iba a buscar palabras más suaves pero no las he encontrado) y otra muy distinta es partirle la cara con un kilo de acero. Antes que político es persona, y por ello se merece un mínimo respeto.
Este asunto ha hecho que realmente me plantee las bases sobre las que se mueve la política y el plano en el que nosotros estamos en ella. Creo que nuestro papel en la política va más allá que la simple elección de un candidato, creo que nosotros somos la política. Siempre he tenido la convicción de que el Presidente de un Gobierno (o el Gobierno en su conjunto) no es más que otra persona igual que nosotros, en el sentido de que tiene nuestras mismas ideas, mentalidad y moral, puesto que hay ciertas ideas inherentes a la cualidad del ser humano. Todos los hombres tenemos una tendencia (o al menos en la actualidad) al egoísmo, a la comodidad, al engaño, al materialismo. De modo que la persona que nos representa y dirige solo expone sobre la mesa las mismas cualidades que nosotros ostentamos, juega con las mismas cartas que cada uno de nosotros posee y lleva al poder aquello que nosotros queremos.
En cierto sentido el único problema de tener un gobierno (el tipo que sea de gobierno) es que al final van a imperar las ideas perniciosas que existen en la sociedad. El gobierno es una plataforma para elevar la voz del pueblo, de modo que si la voz del pueblo no es coherente la acción de su gobierno tampoco lo será.
Esto me lleva a pensar (volviendo con la actualidad política) que el problema no es el Gobierno actual, sino la sociedad actual, nosotros mismos. Si un partido democrático existe corrupción la causa última es que en nuestra vida cotidiana nos dejamos llevar por el dinero, el poder y el engaño. Si Iglesia y Gobierno se encuentran en una tensión permanente la causa última es que nosotros mismos no somos mutuamente tolerantes. Si en Italia le han destrozado la boca a un Presidente de Gobierno la causa última es que en nuestro día a día no sabemos respetar.
Hoy vivimos en una sociedad separada, no hay un espíritu de hermandad o de mutuo respeto porque ponemos por encima de nosotros las barreras religiosas, ideológicas o morales. Todo se resume a enfrentamientos y distanciamientos; olvidando quizás lo más importante, y es que todos somos personas que por el simple hecho de habitar en el mismo mundo nos debemos un respeto.
Esto, que se aplica a la política, se puede aplicar a la economía o a cualquier otro ámbito. Puede que nuestro verdadero enemigo no sea el Estado ni el capital sino nosotros mismos.
Quizás la desvirtuación de la democracia no sea más que la desvirtuación de cada uno de nosotros. En cuyo caso la solución es clara pero compleja: debemos cambiar.



9 comentarios:

Felipe dijo...

Lia,acertada reflexión que suscribo totalmente.
Los gobernantes son sólo y únicamente el reflejo de la sociedad civil.
Si queremos avanzar en un sistema democrático más digno la ciudadanía debe hacer intronspección para analizarse y juzgarse e interiorizar,al mismo tiempo,los valores de justicia,solidaridad,respeto,tolerancia,etc.
Desde ese mismo momento estará en condiciones de reclamar poderes públicos ajustados a sus valores.
Lo demás es simulacro y connivencia.

Vuelvo al principio,me ha gustado muicho tu reflexión

Ciberculturalia dijo...

Querida Lia, a mi también me ha gustado tu reflexión que comparto en su totalidad. Muchas veces a la hora de juzgar al otro, especialmente si es político, lo hacemos desde fuera como si ellos y nosotros no pertenecieramos a la misma sociedad civil y partieramos de los mismos principios, de los mismos vicios, de los mismos errores.
El vídeo estupendo
Un beso

severino el sordo dijo...

Muy acertada reflexion,pero la sociedad es un conjubnto de individualidades,como bien dces la solucion es compleja ya que como individuos poseemos todos los defectos e nuestra especie y como sociedad tendemos a comportarnos como rebaño,no aporto mucho con el comentario pero es que tu reflexion anda sobrada,un saludo.

nexus. dijo...

en principio no puedo estar en desacuerdo contigo, si la clase política es un reflejo de lo que en esencia es la sociedad que esta dirige, pero tal vez la solució pase por dotar a la sociedad y al estado de instrumentos y mecanismos para evitar en la medida de lo posible que las actuaciones perniciosas se puedan dar, al menos que no se den con tanta impunidad como en la actualidad.
llámalo si quieres una norma de la "irresponsabilidad política".
también es cierto que podemos hacerles morder el polvo, sólo es una cuestión de responsabilidad política del elector, siempre se ha hablado y mucho de la responsabilidad política del personaje público, ¿y la resposnabilidad del elector?, somos nosotros quiens ponemos en sus poltronas a estos personajes.
Gran entrada amiga, una buena invitación a la reflexión.
Un saludo Lia.
salud y República!!
Nexus.

Jose Antonio Cabrera Ramirez dijo...

totalmente de acuerdo con tu reflexión.
Un saludo

El Edukador dijo...

En alguna otra ocasión he escrito en mi blog una clase política corrupta es síntoma de una sociedad corrupta en su conjunta. Hay que cambiar la educación en su conjunto para que esto pueda cambiar, no toda la clase política es igual, por ejemplo, no tiene nada que ver la clase política nórdica con la española o "mediterranea" (españa, italia, grecia...)

Es importante que las represalias a los políticos partan de los ciudadanos, es necesario que adoptemos una postura radicalmente crítica y reclamar democracia, democracia, democracia...

Por otra parte, de lo berlusconi, o incluso lo de bush... estoy en contra de la violencia en cualquier manifestación, pero cuando el pueblo rabia...ésas son las lamentables consecuencias.

Lia dijo...

Wenas!! Siento haber tardado tanto en constestar vuestros comentarios, pero he tenido una semana complicada.

FELIPE: estoy de acuerdo con tus palabras. La democracia la creamos entre todos, y lo más importante para su correcto funcionamiento son los valores, que hoy en día están decayendo.

CIBERCULTURALIA: tienes razón, siempre examinamos la política desde fuera, cuando en realidad formamos parte de ella. Quizás porque no nos identificamos con las actuaciones de nuestros gobernantes, entonces el problema es que ni siquiera nos conocemos a nosotros mismos.

SEVERINO: la tendencia social al rebaño es casi suicida, es la causa de que muchas veces una mentira se convierta en una verdad mayoritariamente aceptada.

NEXUS: es cierto que los políticos tienen responsabilidad en su cargo y que nosotros tenemos responsabilidad como electores. Ciertamente yo no voto a alguien que sé que va a robar dinero público o que va a hacer cosas que no me gustan, pero sin embargo ocurre. Es difícil que una vez escogido, el gobernante se comporte de acuerdo a como se espera de él...el poder siempre corrompe.

JOSE ANTONIO: gracias por tu comentario!!

EL EDUKADOR: estoy de acuerdo con tus palabras. En otros países la democracia es más limpia y transparente, y eso se debe sin duda a la sociedad.
Yo apoyo las represalias contra los políticos que ensucian la democracia, pero siempre sin violencia; la violencia enturbia cualquier acto o palabra.

Gracias los seis por vuestros comentarios!! Que paséis una buena Navidad en compañía de vuestros amigos y familia.
Saludos!!

Verdades_como_truños dijo...

Veo que discrepamos en cuanto al asunto Berlusconi. :-) Gracias a ti también por tu comentario, pásate y comenta cuando quieras por mi blog, que aunque sea un poco más "extremista" siempre es un placer.

Nos leemos! ;-)

Lia dijo...

Wenas!!

VERDADES_COMO_TRUÑOS: lo importante no es tener opiniones diferentes (lei tu entrada sobre el asunto de Berlusconi) sino saber respetar mutuamente esas opiniones, y creo que ambos lo hacemos. Gracias por la invitación, me pasaré lo más a menudo que pueda.
Gracias por tu comentario!! Saludos!!