23/1/11

El Flautista




Nos enseñaron a conformarnos con lo presente, a no anhelar lo imposible.
Que todo estaba hecho, que todo había sido conseguido.
Que sólo éramos un mero grano de arena en el desierto.
Los grandes cambios, los grandes avances, nunca han estado a nuestro alcance.
La historia es un libro cerrado, un capítulo atrás del que no formamos parte.

Y nos permiten soñar con una idea, preocuparnos por un guerra o llorar por una masacre.
Pero no nos dejan ser parte activa de la solución de un problema.
Estamos destinados a ser espectadores pasivos de la vida,
condenados, desde el graderío, a verlos jugar su partido...

Aceptamos que ellos lo harán mejor que nosotros,
les otorgamos nuestra confianza y nuestro futuro en los siguientes años.
Y al final, no nos sentimos parte de la elección.

Se asemejan a flautitas que encandilan con su mensaje.
Un "esto lo hago por tí" convertido en un "quién bien te quiere te hará llorar".
Y vienen los recortes y los pensionazos,
y con ellos la crispación, la desilusión y la desconfianza.
Y te continúan diciendo que esto funciona así, que es lo que hay.
Y claro que lo es, los beneficiados siempre son los mismos.
La crisis la originan unos y la pagan el resto.
 
Y al final de todo, resulta que tenemos un problema muy gordo.
Hemos dejado de creer en muchas cosas por el camino,
hemos visto al flautista convertirse en orco, y al orco en flautista,
hemos contemplado nuestra propia pasividad.
Pero algo bueno hemos sacado de ello,
somos más conscientes de la importancia de nuestros derechos.
 
 
No se trata de que gobernemos nosotros, sino de que gobiernen contando con nosotros.
 
 
 

8 comentarios:

Candela dijo...

Enhorabuena por esta entrada, Lía. Comparto contigo las ideas que expresas, entre ellas (creo que también la expresas) la sensación de impotencia. Un abrazo.

soy beatriz dijo...

Hola Lía, buen día. Estuve teniendo problemas para ingresar a tu blog, no se abría. Se ve que era un problema de la red.
En cuanto a tu escrito, está plagado de grandes y tristes verdades desparramadas por todo el planeta.
"mal de muchos, consuelo de tontos", dice el dicho, pero es que nos pasa a todos. Estamos bajo el influjo de muchos flautistas, demasiados.
De cualquier forma, más allá de ser por ahora, nada más que espectadores, como vos decís, vamos creciendo en conciencia. Llegará un momento, no cuando, en que esa conciencia se haga escuchar con fuerza y sin violencia.

Un fuerte abrazo y buen domingo para vos.

Felipe dijo...

Comparto todo lo que dices.Han sido capaces de no dejarnos participar y de planear nuestro futuro a golpes de Decretos y con medios de comunicación serviles

Saludos

severino el sordo dijo...

Los ponemos para que gobiernen para nosotros y lo hacen para los de siempre,cuando nos quitaremos la venda?
Besos.

jotake dijo...

muy bueno el post estoy contigo 100*100 lo malo es que en esta democracia sin gracia nunca nos dejan participar solo para votarles entonces si que buscan nuestra opinion y se dirijen a nosotros yo ya tube bastante y no colaborare mas en este engaño un saludo

Lia dijo...

Wenas!!

CANDELA: creo que la sensación de impotencia es generalizada, no nos sentimos parte la política cuando en teoría deberíamos ser la base de la misma.

BEATRIZ: es lo único positivo que he podido ver en las últimas semanas, poco a poco crece la conciencia de la gente sobre la realidad de nuestra demcracia, es un primer paso, que como tú dices llevará a algo.

FELIPE: los medios de comunicación cumplen un papel esencial en el refuerzo de nuestra pasividad.

SEVERINO EL SORDO: es díficil deshacerse de una venda que nos acompaña durante toda nuestra vida, se vive mejor con los ojos tapados, creyendo que no hay tantos problemas como algunos dicen.

JOTAKE: por desgracia, y a pesar de creer que esto es una democracia en apariencia, no quiero dejar de formar parte de ello, sólo desde dentro pueden cambiarse las cosas y aún mantengo un poco de esperanza.

Gracias a los cinco por vuestros comentarios y perdón por la tardanza en contestar.
Saludos!!

An dijo...

Me gusta la idea del "Flautista". Esa imagen además lo dice todo, en el fondo me has hecho sonreir. No se porqué.
Me siento como una rata de alcantarilla.

Lia dijo...

Wenas!!
ANN: comparto el sentimiento; no se si será una risa de fondo angustioso.
Gracias por tu comentario. Un beso.