8/7/09

Ilusiones


Hoy, sin saber porqué, he recordado una imagen de mi infancia. Yo acostada en la cama, a altas horas de la madrugada, de cara a la pared. Es la noche de Reyes, y escucho ruidos en el salón. Siempre he sido de sueño ligero, me despierto al menor ruido, no puedo evitarlo; y esa noche me desvelé. Sentía la emoción de lo desconocido, la euforia de tener a un paso la verdad, era una niña y era la noche de Reyes, no hay mayores explicaciones. Recuerdo como mantenía los ojos abiertos, mirando la pared y respirando lo más silenciosamente que podía para escuchar en medio de la noche, cesando a veces la respiración para oir con más claridad. Oía pasos, de la habitación de mis padres al pasillo, crujidos de papel, susurros...Y en un determinado momento, cuando ya no escuché nada, bajé de la cama, tan silenciosamente como pude. Recuerdo como andaba sigilosamente hasta el pasillo, sabía lo que iba a encontrarme y sabía quién lo había dejado ahí. Supongo que sólo quería comprobar mis sospechas, que los reyes eran en realidad los padres, y lo comprobé. Sé que llegué hasta el pasillo, que vi los regalos y que enlacé ideas, pero no recuerdo lo que sentí, es curioso...Sólo sé que a la mañana siguiente se lo dije a mis hermanos (que no me creyeron) y a mis padres, que me dijeron que seguramente lo habría soñado.
Aunque ahora este recuerdo me hace gracia y me causa nostangia, sé que en aquel momento no me sería tan agradable. Creo que me afané por romper esa ilusión que tenía, podría haberme vuelto a dormir o no haberme levantado, pero no lo hize.
Todos hemos tenido alguna vez esa ilusión y muchas otras, y siempre se han roto, por nuestra causa o por la de terceros. Todos hemos soñado con algo que luego sin más se ha evaporado, como cuando ves a alguien en la calle que conoces, te acercas y no es esa persona; como si fueramos cenicientas que van perdiendo y encontrando zapatos. Nos desencantamos, vamos perdiendo las ilusiones a lo largo de la vida. Puede que en eso consista crecer, porque cuando somos niños nuestros padres crean mil y una ilusiones a nuestro alrededor, y esas son las que nos hacen crecer felices. Una vez que vamos creciendo las ilusiones se van rompiendo, incluso nuestros padres se encargan de ello. Y un día la vida te da una hostia, así, sin anestesia; y después de esa primera vienen más.
Puede que las ilusiones estén hechas para romperse, pero al fin y al cabo nada en esta vida es para siempre. A veces es bueno ampararse en una ilusión ( en su justa medida) para seguir adelante, ¿que sería de nosotros sin ellas?, no seríamos felices. Si seguimos vivos es para seguir soñando, y si seguimos soñando es para hacer nuestros sueños realidad.
Esto se lo dedico a todo el que lo lea, pero especialmente a Navegante Rojo, que sé los duros momentos que está pasando. No rompáis vuestras ilusiones, como hize yo, y no dejéis que otros las rompan, porque en nuestra mano está que esa ilusión se convierta en realidad.

LAS ILUSIONES
—No era nadie. El agua.
—¿Nadie?¿Que no es nadie el agua?
—No hay nadie. Es la flor.
—¿No hay nadie? Pero ¿no es nadie la flor?
-No es nadie. Era el viento.
—¿Nadie?¿No es el viento nadie?
—No hay nadie. Ilusión.
—¿No hay nadie?¿Y no es nadie la ilusión?
Juan Ramón Jimenez


7 comentarios:

severino el sordo dijo...

que importante son las ilusiones,mi hija mayor se llevo un disgusto el dia que se entero que los reyes eran los padres,pero enseguida encontro otra ilusion ,prepara ese dia con entusiasmo para la pequeña,cuando una ilusion se rompe,rapidamente hay que encontrar otra,es la base de esto,mis animos tambien para navegante,un saludo.

TXARLETE dijo...

No dejes de soñar porque asi nos mantenemos vivos. El sistema nos tiene alienados para que no podamos cumplir con nustros sueños.
Recuerda que la Utopía es el futuro o alguno de tus sueños realizados.

Un saludo

El Edukador dijo...

En respuesta al post creo que viene perfecto algo que escribí hace siglos en el fotolog, también es sobre la infancia ^^: http://www.fotolog.com/psychic_juggler/28179121

Y recuerda que la utopia, para lo que sirve, es para caminar

Lia dijo...

Wenas!! Echaba ya de menos escribir en el blog, pero con los exámenes se me ha hecho imposible.
SEVERINO: supongo que todos los niños pasan tarde o temprano por los mismo, pero lo más importante es que vivan esa ilusión, aunque vaya a romperse.
TXARLETE: yo soy fiel seguidora de la doctrina "La vida es un sueño", y seguiré soñando y luchando por y en lo que creo...aunque el sistema se ponga de por medio.
EL EDUKADOR: me han encantadon el texto y la foto, yo creo que la magia de los niños es que viven con ilusión cada uno de los momentos del día, están deseando aprender, ver algo nuevo...y esa magia no tiene porqué perderse cuando crecemos, sólo hay que aprender a valorar las pequeñas cosas del día a día.
Muchas gracias a los tres por comentar.
Saludos!!

El Edukador dijo...

Por cierto, el niño desdentado de esa foto, soy yo (el horterón de ropa que llevaba también es algo más que remarcable xDDDD)

un saludo

Lia dijo...

jajaja,ya me había figurado que eras tú. Tengo yo fotos peores de mi infancia.

.L Grrrl. dijo...

Huola, ya me he presentado en el tu nuevo blog, pero ya aprobecho y comento aquí también sobre este tema que tanto me afecta, xD y es que no hay ni un sólo día que no se me joda algo por una ilusión, creo que es un contraste entre que soy muy ilusa y muy pesimista, no me gustan las ilusiones por eso, aunque a más de uno lo mantengan todavía vivo... Pero hay que soñar...
Un saludo, ^^.