26/2/10

Cadena Perpetua


En estos últimos meses se ha hablado mucho acerca de la cadena perpetua (a raíz del caso Marta del Castillo), e incluso han aparecido propuestas de cadena perpetua revisable. He de decir que no me sorprenden este tipo de propuestas.
Estamos acostumbrados a escuchar cosas como "Que se pudra en la carcel","Que pague por lo que ha hecho","Que lo encierren y no salga nunca". Usualmente se acompañan dichas expresiones de gestos de rabia y dolor. Es comprensible que la familia de aquella persona que ha sido asesinada, violada...(en definitiva que ha sido objeto de un delito) sienta rabia y desee que el daño sea reparado, que la persona sea encarcelada y sufra lo que su hijo/padre/hermano ha sufrido. Creo que todos sabemos ponernos en lugar de esos familiares y comprendemos su dolor. Pero hay una distancia muy grande entre ese dolor que sienten y el deseo de que el delincuente sufra. Quizás porque estudio Derecho y todo estos temas los hemos visto en clase, o quizás porque de ningún modo me gusta ver el sufrimiento de otra persona, sea quién sea y haga lo que haga; no comparto ese punto de vista. No creo que la solución para reparar el daño hecho sea hacer sufrir al delincuente, porque si esto fuera así sería tan fácil como lapidarlo o quemarlo, vulnerando todos sus derechos (que aunque sea un asesino, ladrón o violador los tiene) y practicando abiertamente "la vendetta". Nuestra Constitución regula este aspecto (así como el Código Penal) de un modo distinto, partiendo de la base de la reinserción y la resocialización; pero parece que esta idea no se corresponde con la que tiene la sociedad.
Creo que la concepción que se tiene socialmente de la carcel es absolutamente errónea, para muchos es un lugar donde arrojar a los delincuentes, un sub-mundo donde dejar que se pudran porque son "malos" y así no nos molestarán. Sin embargo la función primordial de la carcel es la de intentar resocializar a la persona, que salga de allí y tenga posibilidades de emprender de nuevo su vida, de encontrar un trabajo. Es algo conocido que esto no suele ser así, cuando la persona sale se encuentra con que su familia no quiere trato con él y con que le es imposible encontrar un empleo, de modo que en muchos casos no es posible su resocialización. Pero aquí hablo más bien de lo que la sociedad quiere de un delincuente y de lo que esperan que ocurra con ellos, porque de poco sirve que la Constitución recoga que la carcel es una institución resocializadora cuando nosotros no creemos en dicha función.
Nosotros esperamos que sufra, que pague por ello y si es necesario que pase toda su vida en prisión, porque es una persona "non grata". Pero me atrevería a decir que es más un sentimiento de miedo (exacerbado por los medios de comunicación) que de otra cosa. Creemos que existen miles de asesinos sueltos y decenas de violadores; cuando lo cierto es que en la práctica la mayoría de delitos cometidos son hurtos y robos, al año hay pocos juicios por asesinato y violaciones en comparación con otros delitos. Y sin embargo parece que estamos rodeados de ellos. Es evidente que esa creencia conduce, aparte de a permitir que el Estado nos acorrale poco a poco con normas más restictivas para crear una falsa seguridad, a que propuestas como la cadena perpetua llegan a plantearse. ¿Acaso vamos a estar más seguros si los delincuentes no salen jamás de prisión? Yo creo que no, ya lo comenté en una entrada anterior (referente a la película "La naranja mecánica"), porque el mal está en la sociedad. Encerrarlos a perpetuidad sólo va a suponer una forma de "vendetta", una acción incivilizada por parte de individuos atemorizados.
Pedir que alguien piense en lo que esa persona (el delincuente) va a sentir es pedir demasiado para muchos. Igual que hemos de saber ponernos en lugar de la víctima también hemos de saber ponernos en el lugar del delincuente. Creo que todo el mundo tiene derecho a una vida digna, incluso si tienen que estar en prisión como consecuencia de los hechos que cometan, y esa dignidad implica que no se los puede encerrar de por vida. ¿Cómo sería que te encerraran entre cuatro paredes para el resto de tus días? Es una muerte en vida, no tendrías la esperanza de salir, ni de vivir; no tendrías ningua ilusión, ninguna motivación. Claramente contrario a los ideales de resocialización.
También hay que mencionar que la cadena perpetua es el primer paso hacia la pena de muerte, es una conclusión lógica que no hay dinero para mantener a tanta gente en las cárceles y que en cualquier momento decidirían tomar la solución fácil. Y todo esto sin tener en cuenta que la máxima pena de prisión en España es de 40 años, lo que prácticamente supone una cadena perpetua aunque no se califique como tal. Otro tema es el del cumplimiento íntegro de las penas, que si puedo comentaré en otra entrada. 
En cuanto a la cadena perpetua revisable, creo que es una propuesta cobarde, igual que la de la cadena perpetua usual. Es una manera de añadir un adjetivo a la misma cuestión para que suene más racional. Quizás debamos pensar también en el delincuente, porque su vida, le pese a quién le pese, vale lo mismo que la nuestra, y no debe convertirse en un mero instrumento. No debe permitirse que el Estado utilice a los delincuentes para atemorizar y acorralar a la población, imponiéndoles penas que no son justas para que todos creamos vivir felices y seguros; y de este modo ellos se lleven los votos al bolsillo.
No caigamos en la barbaridad, una cosa es pedir justicia y otra muy distinta clamar venganza.

6 comentarios:

severino el sordo dijo...

Para nuestra sociedad la unica funcion socializadora de la carcel seria que esta fuese una isla en medio de l oceano donde alrrojar a los delincuentes y dejarlos en el olvido donde no molesten,como en el cine de ciencia ficcion.Entiendo que en medio del dolor ,cadena perpetua o pena de muerte sean pedidas por los familiares de las victimas ,no lo puedo entender de ninguna manera cuando se piden desde la frialdad de microfonos o despachos e incluso todos nosotros mirando desde fuera,saludos.

Felipe dijo...

Cualquier estudiante de 1º de Derecho sabe que nuestra Constitución no permite la cadena pertetua.
Además no tendría sentido porque lo que hay que intentar es que el delincuente se resocialice.

El Estado no puede convertirse en verdugo de los delincuentes.âga la pena se debe integrar en la sociedad.

La cadena perpetua es aborrecida por los más ilustres penalistas

Saludos

nexus. dijo...

Bien, comparto la concepción de la pena impuesta a quién delinque como un intento de resocializar al individuo y reeducar su conducta, mas o menos "errónea", en un mundo perfecto, casi perfecto, esto debería ser así (en uno perfecto no habría delito).
Pero a riesgo de sonar políticamente incorrecto, hay un aspecto importante y que solemos obviar:
El bien común, o el derecho a la propia seguridad de la colectividad.
El sistema hace aguas, hay determinados delitos de marcado caracter violento que siguen sin ser tratados de una manera eficaz, el individuo es realmente un peligro para la sociedad y no somos capacess de reconducir su conducta.
Sin justificar la cadena perpetua, no quiero que parezca lo que no es, si puede ser necesario apartar a ciertos individuos de la sociedad temporalmente, con independencia del delito cometido, teniendo encuenta parametros de conducta especialmente peligrosa.
Es cierto que no debemos-podemos conculcar los derechos del individuo que ha cometido el delito, pero no lo es menos que hay que dar una solución de inmediato al grave problema de determinados delincuentes incapaces de abstenerse a reincidir, sobre todo en delitos especialmente violentos.
El problema es complejo, pero lo suficientemente importante como para tratar de encontrar una solución moralmente aceptable y eficaz pronto.
Una buena propuesta para el debate amiga Lia.
Un saludo.
Salud y República!!
Nexus.

Kurgan dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el planteamiento de Nexus.
¿Pero cómo tratamos estos delitos?
¿Qué solucines dentro del Derecho tenemos que aplicar?
¿Cómo hacemos para que las familias de las víctimas estén conformes y a su vez la pena esté acorde con el delito sin excedernos?
El mundo perfecto sólo ha existido cuando el ser humano no estaba en él.
(Aunque quedan pequeños espacios de esperanza, sólo hace falta leer este blog)

El Edukador dijo...

Bien, como ya han apunto un poco más arriba, el debate tiene una complejidad apabullante. De primeras, sí, rechazo completamente la cadena perpetua, puesto que el principio en el que ésta se sustenta es en el de encerrar a la gente eternamente, de contener y apartar a aquellos que han fracaso socialmente, a ser relegados y olvidados. Esto no es más que un parche, el verdadero éxito social está en el de devolver al delincuente a la sociedad reformado.

El problema es que nuestro sistema penitenciario no da la impresión de cumplir este principio de resocialización, sino de: "cumples X años de carcel, y luego te largas aunque seas un psicópata" aunque luego haya algunos que traten de utilizar como ariete político la cadena perpetua (lo cual resulta deleznable).

Para colmo, estos debates se llevan a cabo con cadáveres calientes encima de la mesa, ¡eso no puede ser así!, siempre que algun inocente muere, siempre que tenemos algun caso sangrante (como el de marta) la maquinaria mediática mueve y orienta sus engranajes para crear un debate artificial y luego asegurar que ese mismo coloquio se encuentra "instalado en la sociedad", como si no hubiera sido propiciado por ellos!, quiero decir, que estos debates deben llevarse a cabo con una razón imperante, con sosiego y con la cabeza fría (es la única manera de emprenderlos para mantener un mínimo de objetivismo)

Y efectivametne, una cosa es la venganza, y otra muy distinta el justo derecho a la indignación.

Saludos y perdón por el monolitico comentario

Lia dijo...

Wenas!!

SEVERINO: opino lo mismo que tú, no entiendo cómo se pueden hacer esas peticiones por parte de los políticos, creo que son cuestiones ya debatidas y resueltas, al menos desde el punto de vista jurídico.

FELIPE: una de las primeras cosas que se aprenden en primero es eso precisamente, en nuestro sistema penal no tiene cabida la cadena perpetua. Sin embargo socialmente parece que mucha gente la acepta, lo cual puede suponer un problema.

NEXUS: estoy de acuerdo contigo, es cierto que hay algo que falla en el sistema penal cuando no se logra reinsertar a la persona y que hay que pensar en la seguridad colectiva, pero sigo creyendo que el último recurso ha de ser la cadena perpetua.

KURGAN: me gusta tu frase, "el mundo perfecto sólo ha existido cuando el ser humano no estaba en él". El derecho tiene que estar en constante cambio para poder adaptarse a la realidad social que regula, pero hay cambios (como este) que directamente quebrarian los principios del Derecho. Los cambios tiene que moverse dentro de unos ciertos parámetros.

EL EDUKADOR: estoy de acuerdo con tus palabras, en teoría nuestro sistema peninteciario es resocializador, pero en la práctica deja mucho que desear; también hay que tener en cuenta que la carcel en sí misma no puede ser otra cosa que desocializadora. Estos deben deben hacerse, cómo tú has dicho, en frío, más cuando los políticos andan detrás de los temas candentes para rascar votos.

Gracias a los cinco por vuestros comentarios!!
Saludos!!