17/9/10

Legados indeseables


Bien es sabido por todos que nuestras ciudades siguen estando pobladas de estatuas y conmemoraciones dedicadas a personajes históricos que no destacaron precisamente por su labor social, intelectual ni cultural y que sin embargo tienen ese hueco honorífico en nuestras calles.


Paseando por las calles de Granada capital se puede uno encontrar varios monumentos que conmemoran la figura del dictador Primo de Rivera, uno de ellos es una estatua ubicada en una pequeña plaza cerca de la Fuente de las Batallas y otro es un grabado en el lateral de la Catedral de Granada, abajo podéis ver con detalle ambos.

(detalle de la estatua)

(grabado en la Catedral)

Es algo incomprensible que después de casi treinta años del final de la dictadura y tras una Ley de Memoria Histórica que recoge que dichos símbolos han de ser retirados de la vía pública, éstos permanezcan en el mismo lugar en que fueron plantados hace años.


A pesar de que IU y PSOE, así como grupos de intelectuales y ciudadanos, llevan años intentando que esa estatua sea retirada de la plaza, el PP se niega a ello. Entre sus argumentos en pro del monumento destacaría uno que me ha causado hasta gracia: "La Memoria Histórica ve manos facciosas y cosas muy raras, pero la verdad es que la gente que pasa por allí no ve nada de eso. Además la escultura lleva 30 años allí y nadie ha hecho nunca nada por quitarla" Prácticamente están tachando de paranoicos y exagerados a quienes no quieren que esa estatua esté ahí.


La verdad es que yo no puedo evitar lanzar una mirada repulsiva cada vez que la veo, que ya puede ser una obra de arte o lo que ellos quiera que sea, pero que si de tan elevado gusto artístico les parece que la lleven a un museo. No creo que sea agradable para ningún extranjero el visitar nuestra cuidad y percatarse de que yace ahí semejante monumento. Es como ir de visita a Alemania y encontrar una estatua de Hitler, a mi me chocaría muchísimo y me haría pensar que ese país continúa defendiendo a un dictador y genocida. De hecho ni en Italia ni en Alemania hay estatuas de Mussolini ni de Hitler.


Manteniendo este tipo de símbolos en nuestra calles esa es la visión que estamos dando, de tolerancia con la opresión y la dictadura, de ser una democracia bananera. Hecho que no hace más que acentuarse cuando abres una revista del corazón o enciendes la tele y observas que los descendientes del caudillo no sólo continúan viviendo en España sino que son personajes reputados y queridos por muchos ciudadanos. Es evidente que en nuestra transición hubo huecos, huecos que el tiempo ha ido ensanchando y que se han convertido en verdaderas incongruencias.


Una estatua de Franco o Primo de Rivera no es arte ni historia, es el culto a unas ideas fascistas que se llevaron por delante la vida de miles de personas y que oprimieron a otras tantas. ¿Porqué hemos de tolerar el culto público a semejantes individuos?


10 comentarios:

Indie dijo...

Y seguirá siendo así porque los ricachones fascistas nunca serán conscientes de lo que la dictadura supuso para el pueblo porque estaban demasiado ocupados chupándole la polla a su Generalísimo. Y perdonad mi lenguaje soez pero estás cosas me revientan.

TwoHeadsOneBrain dijo...

Totálmente de acuerdo contigo querida Lia, pero mientras cada uno haga de su capa un sayo, todo seguira igual. En mis vacaciones por Santander todavia habia calles con nombres como el del General Mola, alucinado me quede...Y espera, que cuando se ponga el PP en el poder no recuperen algunas de las estatuas que ya se han quitado...Un Saludo

El rey lagarto dijo...

Yo estoy totalmente en contra de estas estatuas y todo lo que representan y lo que fueron aquellos fascistas, pero también es cierto que muchas de estas cosas se politizan muchas veces demasiado.

Creo que la mayoría de la gente no le da ninguna importancia a la presencia de las mismas, bien es cierto que no deberían de estar por lo que simbolizan y lo que se debería de haber hecho es quitarlas nada mas acabar la dictadura como ha pasado en otros lugares.

Creo que en esta ocasión lo considero un tema relativo, por aquí no hay nada que tenga que ver con la dictadura que yo recuerde, pero si recuerdo en mis vacaciones por Salamanca había un montón de recuerdos de Franco y su camarilla, recuerdo que ha mi me llamo la atención y me creo repulsa. Fui el único de los 4 que íbamos al que le creo esa sensación y eramos 4, todos nosotros gente de izquierdas de toda la vida, y cuando digo de izquierdas no me refiero al Psoe.

Tras ver su reacción me di cuenta que hay muchas cosas que es mejor relativizarlas y darle la importancia que merecen, creo que para poca gente la presencia de estas cosas la tiene.

Buen finde Lia.

Dorian dijo...

Opino que este tipo de monumentos y/o conmemoraciones facistas no tienen cabida en una ciudad. No solo porque la mayor parte de sus ciudadanos no se sientan representados con ellos, si no porque además generan determinados actos de exaltación fascista en estos lugares, llevados a cabo por personas que siguen defendiendo determinadas ideas relacionadas con estos personajes y sus movimientos.

Hay quien dice que debemos olvidarnos de estos matices, apreciar el "arte" e intentar una convivencia tranquila y respetuosa con el resto (Llegué a escuchar en la radio, en una conversación relacionada con el monumento de las manos, que estas significaban la unión y no se que más historias porque estaban entrelazadas. Yo jamás las he visto entrelazadas). Pero esto no es posible si ciertas ideas siguen LATENTES.

No será la primera vez que ahí se reunen grupos de ultraderecha. Y dudo que esos tiempos estén atrás, siguen ahí. Basta pasarse por ahí cualquier 20 de Noviembre.


PD: A la foto que has subido de la escultura conmemorativa a Jose Antonio le falta un pequeño detalle actual: esas manos tienen un toque de color (Intencionado) que recuerda a la bandera republicana.

Mita dijo...

Pues deberían llevar todo eso a un museo!!
O bien, otros deberían poner otras estatuas y conmemoraciones, quizás esto fuera mejor...
Pero lo que han comentado antes de Santander es cierto. Me quedé a cuadros.

severino el sordo dijo...

Casi opino que deberian dejarse,pero correctamente explicadas,francisco Franco genocida de su pueblo,general Yague carnicero de Badajoz,explicada con pelos y señales para que los que lo contemplen sean conscientes de los actos que cometieron,besos.

Anónimo dijo...

Muy bueno el artículo, la verdad es que soy de Granada y nunca había visto eso(la verdad es que no transito esa zona), pero en cuanto suba me fijaré, me parece increíble que en pleno siglo XXI y cuando Franco lleva enterrado 35 años sigan existiendo esas estatuas, yo creo que deberían retirarla en homenaje a las victimas.

A El rey lagarto, a mi me ha pasado lo mismo que a ti, pero no solo en Salamanca, sino también en Vigo, creo que en ciertas ciudades es normal vender mecheros del Caudillo y su tropa.

Un saludo. Alejandro

Lia dijo...

Wenas!!

INDIE: jajaja, perdono tu lenguaje. Intuyo que he tocado tu fibra sensible.

TwoHeadsOneBrain: no he estado en Santander, pero imagino el panorama.

EL REY LAGARTO: habrá gente que pase junto a la estatua y no le de la menor importancia porque considere que es agua pasada, yo no puedo relativizar tanto el tema. Quizá no sea una estatua que conmemore a Franco, pero ciertamente honra a otro dictador anterior a él.

DORIAN: ciertamente son lugares de reunión de determinados colectivos. Estoy de acuerdo contigo, no es posible verlo sólo como arte cuando esas ideas siguen latentes.

MITA: si lo consideran arte la opción viable es trasladarlo a algún museo; lo de poner otras estatuas pienso que crearía aún más polémicas, aunque sería lo correcto.

SEVERINO: no lo había pensado pero es una buena idea, en ese caso pasarían de ser conmemoraciones a ser verdadera historia.

ALEJANDRO: pues fíjate cuando pases, suele estar llena de pintadas tanto de un bando como de otro. El "merchandaising" fascista también lo he visto yo aquí en Granada en la plaza de Toros.

Gracias a los siete por vuestros comentarios!! Saludos!!

nexus. dijo...

Es tan sólo cuestión de tiempo amiga Lia, cuestión de tiempo, la cosa es: cuanto tiempo?...
Cuando NOSOTROS seamos quienes gobernemos, será nuestra responsabilidad eliminar todos estos vestigios apológicos del fascismo y la sinrazón.
Un abrazo.
Salud y República!!
Nexus.

Lia dijo...

Wenas!!

NEXUS: a ver si tarda poco en llegar ese momento.

Saludos y gracias por tu comentario!!