20/10/09

Desencanto



"-Lo siento, pero ya no eres como yo pensaba -dijo ella mientras clavaba su mirada en el mar, que extendía sus manos para acariciarle los pies con la suave marea- Supongo que todo ha ido cambiando; los hechos se han precipitado, las palabras han escapado demasiado rápido de mi boca, demasiado...
Te creía alegre, feliz, dichosa de verme aquí, resistiendo a tu lado. Amaneciendo juntas tantas mañanas, reconociendo el susurro de nuestras múltipes voces.
Yo te creía mi mejor respaldo; mi mayor impulso y aliciente -sus manos acariciaban la arena dejando surcos que el viento volvía a recomponer- No se qué ha fallado, supongo que me he desencantado de tí, que no he sabido aprender a mirarte de forma nueva cada mañana. Supongo, sólo supongo, que no estábamos hechas la una para la otra, vida. Que el aire con el que llenas mis pulmones quiere escapar.
Tú me has engañado vida, con palabras de doble sentido y murallas que no me dejaban ver más allá. No querías dejarme escapar; no querías dejarme ver para que no escapara. Tú me habías hecho creer que vivía en un mundo feliz.
Vida, yo te creía. ¿Cómo seguir a tu lado si ahora ya no te creo? Prefería vivir en mundo feliz e hipócrita a vivir en este otro vil y desolado. Prefería la cariñosa mentira, el piadoso velo a la incesante e imparable realidad.
No quería verlo, no quería verlo, no quería verlo, no...-y seguía repitiendo estas palabras mientras dejaba que el sol se ocultara y llevara consigo su desencanto."



Puede que estemos desencantados de la vida, pero más probable es que sea ella la que se haya desencantado de nosotros. Porque ,al fin y al cabo, hemos sido nosotros los que hemos levantado barreras, ocultado verdades y creado falsas realidades. Quizás no estemos preparados para ver lo que surge más allá de donde tenemos conciencia para mirar.

7 comentarios:

Felipe dijo...

La vida no nos engaña.Somos nosotros los que queremos burlar su paso a nuestro lado y ,claro,viene la desolación.

Somos ambiciosos
Somos cobardes
Somos ególatras

La vida,la existencia no pueden corregir nuestras insolencias o,simplemente nuestros caprichos

Besos

severino el sordo dijo...

La vida es lo unico que no te puede desencantar,es con lo unico que puedes hacer lo que quieras,el desencanto lo trae lo que te vas encontrando en el camino,pero siempre se encuentra una forma de superarlo,un saludo.

Jose Antonio Cabrera Ramirez dijo...

Solo desde el humanismo , la tolerancia , el respeto y la pasión podemos hacer que esta sea algo mejor.
Un abrazo

Naveganterojo dijo...

Lia, para eso tenemos los ojos del corazon, para ver lo que los ojos de la mente nos niegan,(o nos negamos a ver).
Un abrazo.
Salud y felicidad

Anónimo dijo...

La vida no es un camino de rosas , elque mas o menos se lleva sus desencantos ,de ellos tambien se puede aprender
Un desencanto puede traer un Encato mayor.

(te lo digo por esperiencia.

Rocío L'Amar dijo...

la vida es nuestro canario enjaulado, depende de nosotr@s darle la libertad...

besos, Rocío

Lia dijo...

Wenas!! Siento la tardanza en contestar, pero no paro un segundo.

FELIPE: muy ciertas tus palabras, somos nosotros los que creemos que la felicidad sólo puede lograrse encubriendo lo que no nos gusta; claro que cuando cae el chasco no queremos asumir nuestra propia culpa.
SEVERINO: muy positivo tu mensaje, hay que saber resistir los imprevistos que van surgiendo en la vida y no venirse abajo.

JOSE ANTONIO: estoy de acuerdo contigo, todo puede mejorarse. En el caso de la vida hay primero que aprender a observar lo malo para cambiarlo, encubrirlo no nos lleva a nada.

NAVEGANTE: me gusta tu idea de los ojos del corazón, en ocasiones son los únicos que saben susurrar la verdad.

ANÓNIMO: es cierto que se puede aprender de los desencantos, si uno sabe sobreponerse a ellos.

ROCÍO L'AMAR: preciosa metáfora. Pero sin olvidar dejarle la puerta abierta para que regrese cuando quiera.

Muchas gracias a los seis por vuestros comentarios. Que paséis una buena semana.
Saludos!!