20/3/10

La vergüenza granadina


Supongo que nada más por el título de la entrada sabéis a que me refiero, puesto que ayer salimos probablemente en las noticias de toda España. Por si no sabéis de que va el tema os hago una breve exposición. Hace como unos tres años se creó este recinto (construido por nuestro "buen" alcalde) destinado a ser un espacio para el ocio donde se pudiera disfrutar sin molestar a los vecinos. Lo cierto es que esta inocua descripción no responde a la realidad, cualquier jueves, viernes, sábado y domingo se puede uno pasear entre cientos de jóvenes que beben, orinan y vomitan por todo el recinto y sus numerosos alrededores, obstaculizando el tránsito de vehículos y molestando a los viandantes.
Pero el evento cumbre celebrado en este recinto es la famosa "Fiesta de la Primavera" (celebrada ayer), consistente en dar la bienvenida al buen tiempo y el florecimiento natural castigando el hígado y ensuciando la ciudad. Supuestamente el botellódromo se construyó para evitar que la gente bebiera en otros lugares, y sin embargo ayer pude ver gente paseando sus bebidas por toda la ciudad, orinando en mitad de la calle (literal)y vomitando en cualquier sitio. Ya de por sí la creación de un recinto para beber no me parece lógico, porque se incentiva el consumo de alcohol; pero más grave es el hecho de que teniendo a la juventud reunida en un botellón se impide que estos piensen en otros temas. Es evidente que la gente que se preocupa de sus fiestas y sus viernes en el botellódromo no piensa en otra cosa, es una manera de impedir que la gente se preocupe por los problemas de la ciudad y proteste por ello. Se les ha contentado dándoles un lugar donde beber y "divertirse" sin tener problemas con la polícia, y no quiero pensar que detrás haya estrategías de voto (contentación con el alcalde = más votos a su bolsillo).
Es vergonzoso que se nos conozca por la ciudad del botellódromo (a pesar de que Sevilla también tiene otro), pero yo tengo un sentimiento más de dececpción que de cualquier otra cosa. No me importa que la gente beba, yo también lo hago, pero no viernes tras viernes y con la sola meta de alcanzar la borrachera, es estúpido. Siento que la juventud es una marea de gente (al menos ayer) que se reunió en un lugar para ponerse ciego y poder decir al día siguiente: No veas que ciego pillé. La palabra es estúpidez y no diversión.
Lo peor quizás es el día después (dejo la foto de otro años de como quedó el Botellódromo), toda la calle oliendo a meadas y llena de botellas rotas y bolsas. Porque no sólo queda así el botellódromo sino las zonas colindantes.


Pero lo que más indignación me provoca es la actitud social que hay hacia esto. La gente dice cosas como: que vergüenza, que asco...etc; pero "entienden" el problema, es sólo un día al año y todos los fines de semana. La polícia no acosa a nadie, ni multa ni hace nada. No se considera un disturbio público ni algo extramadamente negativo. Sin embargo, si sales a la calle para manifestarte, concentrarte o simplemente protestar por algo te tratan de criminal, mala gente, radical...te multan por crear disturbios y se crea una mala imagen de tí, por no hablar de que pasas a ser enemigo público de la policía. Se ilegalizan las manifestaciones aquí por considerar que la gente va a romper papeleras y mobiliario público, que va a suponer algo malo para el resto de ciudadanos; y sin embargo se permiten escenas como la de ayer aunque dejen la calle hecha un asco.
Mi conclusión es que los ciudadanos granadinos parecen preferir una juventud alcoholizada y aborregada a otra que se interesa por el mundo que nos rodea a todos, quizás porque les hacen creer que se provocan más disturbios en una manifestación que un macrobotellón. Estoy cansada de esta criminalización, y no me cansaré de gritarlo.

Os dejo con una canción más primaveral que la fiesta de ayer:


12 comentarios:

Rubén dijo...

Tienes toda la razón, la imagen que he visto hoy en las noticias no corresponde con la Granada que conocí el año pasado, pero es una realidad palpable.
Nos quieren aborregados, esto me parece el "pan y circo" de la actualidad. Teniendo a la juventud ahogando neuronas en alcohol y aplaudiendo tales hechos al disfrazarlos de fiesta de la primavera se acallan voces y se tiene a las ovejas en el redil.
De todas formas me quedo con celebraciones de la llegada de la primavera menos alcohólicas (aunque este factor siempre está presente) y más culturales como la folixa na primavera de Mieres que se celebra en la tercera semana de abril.
Un saludo Lia y no dejes de gritar.

Miguel Alvarez dijo...

No te extrañes amiga Lía que eso sea fomentado "hasta cierto punto" por las autoridades. Lo de cierto punto tiene su justificación no en que haya un deseo "perse" de que la juventud se emborrache, pase y se olvide de la situación. Sino que el alcalde ve y mira cuantos de esos jóvenes son naturales de la ciudad, y a esos se le quiere contentar. Nada más así se funciona; "El voto es el voto".

saludos

Antonio Rodriguez dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo y me alegra que haya jovenes que piensen que hay otra forma de divertirse que no sea emborracharse por sistema.
Para determinados políticos es mucho mas rentable propiciar ese tipo de diversión porque los jovenes que se emborrrachan, como tu dices, no piensan en los problemas de la sociedad y son más faciles de manipular y además no tienen que procuparse de procurarles un ocio alternativo y más saludable.
Salud, República y Socialismo

Kurgan dijo...

Lo cierto es que me dio un poco de vergüenza ajena cuando echaron las imágenes por los telediarios.
Pero, y aquí viene el problema, cuantos más jóvenes o no tan jóvenes, estén borrachos
de una forma más o menos contínua menos personas estarán dispuestas a luchar por nada, ésto es lo que quieren los políticos de una forma descarada, nos quieren anestesiar y así todos contentos, sobre todo ellos.
Con la crisis que estamos teniendo, no hay manifestaciones serias, los sindicatos están vendidos, no hay lucha.
Tal y cómo van las cosas el siguiente paso será legalizar las drogas, ésto lo veremos dentro de poco tiempo, el aborregamiento será total y el poder de los políticos absoluto.

Saludos

severino el sordo dijo...

No solo lo de tu ciudad por ejemplo Panplona en San Fermin o mi ciudad en El Pilar,no son botellodromos gigantes admitidos por la mayoria,es cuestion de cambio de habitos y ahi la educacion tiene algo que decir,saludos.

Lia dijo...

Wenas!!

RUBÉN: es evidente que se buscan todas las maneras posibles para ahogar las protestas: ilegalizar las manifestaciones, retirar los carteles informativos, multas, etc. La tónica general es funesta, pero hay que intentar seguir adelante. Me gustaría que hubiera fiestas un poco menos bestiales y más culturales. El alcohol puede ser un acompañamiento, pero nunca el núcleo del evento.

MIGUEL ÁLVAREZ: supongo que de este modo contenta a más de los que disgusta, aun así la construcción del botellódromo supuso un empujón a la bebida en la calle.

ANTONIO RODRIGUEZ: en Granada existen muchas alternativas culturales (teatros, salas de música, salas de exposiciones...), pero el alcalde tiende a restringir las protestas y aumentar permisiones de este tipo.

KURGAN: la base de la política es la contentación de la gente para obtener sus votos, y estoy empezando a pensar que quizás el estar contento con el gobierno no supone que este esté haciendo lo correcto, sobre todo en este caso.

SEVERINO: en el caso de Pamplona o Zaragoza al menos el alcochol es acompañamiento de una fiesta, aquí es una fiesta creada exclusivamente para beber. Comparto tu oponión, la educación es primordial.

Gracias a los cinco por vuestros comentarios!!
Saludos!!

nexus. dijo...

Comparto tu malestar por el lamentable asunto del botellodromo, pero para mi la cuestión fundamental no es ya que haya o no un recinto donde poder pasarse con la botella (y otras cosas), la cuestión fundamental es porque la gente joven siente la necesidad de abusar del acohol para poder divertirse, haciendo de un aditamento a la diversión el fin último de ésta.
Es decir, lo trágico es que la diversión para tantas personnas sea la ingesta desmesurada de alcohol y no una parte simplemente de las actividades encaminadas a divertirse.çyo he bebido, y mucho cuando salía en la época de estudiante, pero éra sólo unas de las cosas que hacía, y no la mas importante, hacer del consumo de alcohol la finalidad última de la diversión es una perversión el sentido de ésta.
Lo del alcalde, no extraña, cosas peores se ven por mi tierra.
Un abrazo.
salud y República!!
Nexus.

Lia dijo...

Wenas!!

NEXUS: la perspectiva de que el alcohol sea para muchos la única forma de diversión es decepcionante. Todas las actividades se encaminan a ello: botellón, salir de fiesta para beber, viajes...etc. Yo también bebo, pero no de esa forma. Realmente me gustaría ver un cambio en la gente que me rodea, que comenzaran a preocuparse por otros asuntos que no sean la fiesta y comprar cosas.

Saludos y gracias por tu comentario!!

Jose Antonio Cabrera Ramirez dijo...

Entiendo y comparto tu malestar pero esto tiene difícil solución.
Saludos

Lia dijo...

Wenas!!

JOSE ANTONIO: todos los grandes problemas tienen difícil solución, pero no hemos de quedarnos de brazos cruzados.
Un saludo y gracias por tu comentario!!

Dorian dijo...

Totalmente de acuerdo.
Aquí prima la estupidez innata.

Como decía el otro día mi tio:
"Cuando pasé con el coche, las tias iban tan borrachas, que se ponían a mear justo al lado de los coches en circulación y de la gente que pasaba"

El hecho de que te vean hasta la primera papilla da lo mismo, el problema es que te estás meando en un lugar público y que molesta a la gente.

Y luego hablan del deterioro del mobiliario urbano. Já.
Es que el botellódromo está precioso con todas esas pintadas, con toda esa cantidad de basura, y esa cantidad de mierda en los WC's. Que eso echa un pestazo que tira pa'trás.

Lo que me resultó más curioso fueron los informativos: "El botellódromo de Granada se hace a las afueras para no molestar a los vecinos"

Una mierda ASÍ de grande.
Qué coño, atascos de más de 1 hora, el hipercor a 50 metros del botellódromo, el Hotel Luna de Granada a... ¿200 metros?, ¿100?.
Y las viviendas colindantes.

Anda hombre. Y que luego salga una niñita diciendo que "Hay que promocionar más eventos como estos, porque aquí la gente no viene a emborracharse y pelearse"

Lia dijo...

Wenas!!

DORIAN: parecen olvidar que en las afueras también vive gente y que tuvieron incluso que cortar la circulación de la autovía para evitar desgracias. Yo ya no sé que pensar de todas estas cosas, me da vergüenza ajena que la gente se comporte de ese modo tan borreguil...
Gracias por tu comentario!! Saludos!!