11/3/10

Políticos...


Políticos ¿Son todos iguales? No, pero lo parecen; o al menos no hacen nada para demostrar lo contrario. Por un lado acecha la corrupción, que tan de moda está en los últimos tiempos, y por otro la compra de colectivos, que también está en alza.
Corrupción y poder no es que sea una suma muy sorprendente, siempre he pensado que a todo el mundo (no puedo evitar generalizar) se le sube el poder a la cabeza. Creo que al principio los políticos llegan a su cargo con verdaderas aspiraciones, intentando realizar cambios y ayudar a los ciudadanos; pero cuando ya han encontrado su sitio en el mapa político esas aspiraciones van diluyéndose impreceptiblemente. Comienzan a percatarse de que la política da dinero y prestigio, de que actuando de determinada manera pueden conseguir más atención mediática o más reconocimientos. Va cambiando su juego, y con él sus aspiraciones y principios, por un cargo más alto hacen cualquier cosa, y terminan aceptando regalos tales como coches, trajes o bolsos de dudosa procedencia. Obviamente no creo que todos los políticos sean así, todavía no he llegado a tal grado de pesimismo y desconfianza, pero creo que los pocos políticos honrados que existan ven entorpecida su labor por las constantes críticas que son algo parecido a un linchamiento.
Dado que vivimos en un pluralismo político, es necesario una oposición para controlar las funciones del Gobierno y todo el mundo tiene derecho a dar su opinión sobre lo que realizan sus representantes. Pero creo que a veces la crítica supera la línea de lo necesario y se basa en un linchamiento absoluto al contrario y eso no nos beneficia a ninguno. Pienso que si yo estuviera en el lugar de muchos políticos perdería la cabeza o estaría más pendiente de lo que de mí se dice que de trabajar por los ciudadanos. ¿Quién puede trabajar adecuadamente cuando no paran de chicharle?
Todo esto me lleva a pensar que esa es la verdera estrategia llevada por el PP en su importante papel de oposición, lejos ya de intentar alarmar a sus votantes anunciando una serie de catastrófica desdichas (como el título de aquel libro), se dedican a hostigar al Gobierno para desviar su atención del trabajo, para impedirle concentrarse en sus funciones. Como un niño egoísta que no puede comer helado y molesta a su hermana para que ésta no pueda disfrutar del suyo agusto. Pues eso, el PP se cree dueño de este país y de sus ciudadanos (que es peor) y siente que le han arrebatado el puesto que le pertenecía. Dado que no puede recuperarlo en un par de años, ha optado por la técnica del hostigamiento: "Sí, puede que tú estés en el lugar donde yo debería estar, pero créeme que no vas a disfrutar tu estancia".
Una muestra del egoísmo de la oposición, a la que sólo le importa ella y no sus votantes como ciudadanos, es el hecho de que poco les importan que Zapatero haga algunas cosas bien y otras mal, y su evidente deseo de que todo les salga mal. Sí, el PP desea que todo le vaya mal al Gobierno para poder echarles la culpa, lo cual es muestra de su vil naturaleza. El mal que desean para el Gobierno lo desean por igual para todos los ciudadanos (todos).
Olvidan el respeto, a todos los niveles, pero especialmente porque parecen no recordar que en política se gana y se pierde, y sea cual sea el resultado ha de aceptarse con la suficiente madurez; y dado que tantos miles de españoles votaron por el Gobierno que hay hoy (acertada o descartadamente da lo mismo) esa decisión ha de respetarse porque es la voluntad del pueblo.


Y aquí llegamos a la cuestión principal, el pueblo no son ustedes señores del PP, el pueblo somos nosotros, vosotros y ellos: todos. Parecen olvidar un concepto primordial como el de democracia, la opinión  de todos es la que cuenta siempre, y no sólo la suya. Su papel como oposición no es tanto criticar como aportar alternativas; pero no alzarse como víctimas del PSOE y representar tragedias al más puro estilo griego. Teatrillos baratos para convencer a los súbditos, porque realmente poco les importa su gente (aunque aquí he de decir que sí tengo una visión más pesimista y que en cuestión de política creo que todos somos súbditos con derecho a voto más que ciudadanos).
En cuanto a los colectivos, somos las fichas de este juego. Los partidos desarrollan sus políticas teniendo en cuenta que colectivos quieren "captar", el PP juega sus bazas con los defensores de la vida, los religiosos y la clase alta; el PSOE con los trabajadores y homosexuales. Queda el recodo de esperanza de que realmente no usen a los colectivos sino que simplemente cada partido promueva unas ideas que se identifican con estas personas, que deciden apegarse a ellos. Aunque no puedo evitar pensar que en muchos casos el partido actúa conforme a quién le vota en lugar de conforme a lo necesario en el conjunto social, que debería ser lo correcto poque el Presidente nos representa a todos, le votemos o no.
Admito que en estos instantes los políticos no me inspiran mucha confianza, y sigo creyendo que hemos de cambiar nosotros primero para que cambie el panorama político; pero también es cierto que su trabajo no es nada fácil y que sobre sus hombros carga la más pesada de las tareas: intentar contentarnos a todos.

                                    


10 comentarios:

nexus. dijo...

Aunque interesante tu entrada amiga Lia, creo que está en algunos parrafos dotada de un poco de simplismo.
No todo es blanco o negro, también hay grises y en el Psoe no es oro todo lo que reluce.
Tienes toda la razón en el fondo, comparto contigo esta visión negativa de la clase política y está en nosoros la obligación de hacerless cambiar.
Lo del PP no tiene nombre, lo único que me consuela es que con su forma de practicar oposición, están perdiendo credibilidad entrelos votantes indecisos, que son al final quienes decantan la balanza a favor de uno u otro partido.
Un abrazo.
Salud y República!!
Nexus.

beatriz dijo...

Hola Lia, tu relato parece casi una copia de la realidad argentina. Ja..el ser humano no es tan distinto por cruzar fronteras.
Voy a ser simplista: llama a tu vecino, a tu primo, a tu hermano y dale poder, recién ahí sabrás de lo que es capaz de hacer.
Los políticos no vienen de marte, son el resumen de nuestras sociedades. Formados en nuestras escuelas, educados por nuestros padres. Como sociedades deberemos replantearnos qué valores subliminales inculcamos a nuestros hijos para que si llegan al poder terminen comportándose así.
Aquél que tiene valores, generalmente no logra subir o permanecer en el poder. No es compatible.
Un beso grande y hasta prontito

Felipe dijo...

El comienzo de tu escrito es lo que se ha venido llamando la erótica del poder.

Pasando al resto sólo importa el poder aunque la Instituciones sean violentadas.El todo vale es uno de los mayores cánceres de nuestra política actual y ahí el PP se encuentra como pez en el agua.
Vease lo de la 'rebelión'del IVA de la condesa madrileña.

Saludos

severino el sordo dijo...

El politico de profesion solo se alimenta de los votos que le hran perpetuarse en el cargo y hara lo que sea por conseguirlos,solo hay que mirar a la actual oposicion,luego supongo que esta el otro tipo de politico que es el que verdaderamente busca mejorar la sociedad,espero que exista en la realidad y no solo en documentales,aunque realmente parece en vias de extincion,saludos,

Miguel Alvarez dijo...

Lía hay una cuestión que me gustaría añadir, en eso me porto algo mal, soy un poco malo. En los partidos hay cuchilladas de todo tipo a la hora de hacer las listas, y eso a pesar de lo duro que es su trabajo. Luego hay otro refrán; "sarna con gusto no pica" decían los clásicos. La ciudadanía sufre con esos niveles de confrontación porque ni lo considera ventajoso ni productivo para el país, pero ellos, te lo puedo asegurar, son tipos duros y chicas muy duras, y esas escaramuzas añaden salsa a su vida, muchos después de la confrontación se van a tomar las cañas al mediodía muchas veces con la oposición y cuando llega la noche las copas, con los mismos.

Andreotti, el que fue primer ministro italiano, creo que aún vive, acuñó la siguiente frase: "Dios me libre de mis compañeros que de mis enemigos me cuidaré yo" ( Creo que fue Andreotti)

Saludos,

Rubén dijo...

Hola Lia!
Sabes que no me gusta hablar de política, pero esta vez lo hago para decirte que comparto tus opiniones sobre los políticos, aunque yo voy un poco más allá. Mi desencanto abarca a toda la clase política, creo que se han ganado a pulso nuestra desconfianza y que desgraciadamente la batalla campal entre "colores" (así los llamo yo) a quien perjudica es al conjunto de la población.
Esto se ha convertido en una especie de guerra civil entre bandos que defienden lo suyo hostigando vilmente al otro. Cuando en realidad deberían trabajar en conjunto para favorecer el desarrollo a todos los niveles de nuestro país. Supongo que al igual que tu blog, este pensamiento último supone vivir una utopía que hoy por hoy concibo irrealizable.
Un abrazo

beatriz dijo...

gracias por tu comentario. Es verdad la belleza de la mujer, en realidad es la belleza del espíritu reflejada en la espontaneidad y frescura de la que pueda ser capaz. Ser auténtica.
Dificil por estos tiempos.
Un abrazo.

Lia dijo...

Wenas!!

NEXUS: cierto que en algunos puntos he sido demasiado simple, pero el tema era muy amplio y me era díficil no sintetizar un poco. El PSOE es evidente que hoy se acerca mucho al centro y poco a la izquierda, por no mencionar la poca confianza que me suscita. En cuanto al PP, opino lo mismo que tú, sólo espero que la gente no se ciege.

BEATRIZ: la verdad es que podría ser la realidad de cualquier país. Comparto tu reflexión, el poder cambia a todos y casualmente sólo se otorga a la persona que está dispuesta a corromperse. Hay quién dice que nos merecemos los políticos que tenemos, creo que es verdad.

FELIPE: el todo vale es el resumen de la política del PP, con tal de alcanzar el poder son capaces de traicionar a su propia madre. A Espe es mejor dejarla en su feudo con sus rebeliones...

SEVERINO: el político honrado para mí está también en peligro de extinción o no se deja ver. El hecho de que los ciudadanos estemos reducidos a meros votos es quizás lo que más confianza me hace perder respecto a la política.

MIGUEL ALVAREZ: las propias cuchilladas entre compañeros muestran que hay políticos sin nigún escrúpulo, es díficil mantener la confianza en gente que sube arriba pisoteando a los de abajo. Buena frase la de Andreotti.

RUBÉN: tal y como está el panorama, mi desconfianza también es general. Comparto tu opinión, los perjudicados somos nosotros.

Gracias a los seis por vuestros comentarios. Que paséis un buen sábado.
Saludos!!

Dorian dijo...

Jajajajaja.. las imágenes quedan muy bien puestas en ese texto..

Dorian dijo...

Por cierto.. has puesto una de mis canciones favoritas..