4/11/09

Pensamientos mojados


A veces miro al cielo cuando luce oscuro y cargado en las mañanas, cuando el reloj aún no ha dado las ocho. Muchos dicen sentir desesperanza ante esa oscura nube, depresión ante esa oscuridad semi-diurna. Yo no comparto tales sentimientos, recibo el augurio de lluvia con alegría.
Cuando comienzan a caer las primeras gotas me sonrío, dejo que me mojen durante unos instantes; luego me refugio bajo mi paraguas embelesada por el sonido del agua al caer sobre la tela,sobre el asfalto, sobre los árboles...miles de gotas precipitándose a grandes velocidades. Observo cómo la gente huye, se refugia, se tapa..yo mientras piso los charcos con parsimonia disfrutando del espectáculo. Toco todas las superficies mojadas, me gusta su tacto húmedo.
Cuando las gotas golpean con toda su furia cruzan la calle ríos improvisados, arrastrando a su paso todo lo que les obstaculiza. Finalmente amaina, dejando un rastro de humedad, que se evaporará con los primeros rayos.
Me gusta la lluvia, sin duda alguna. Porque es un descontrol ejercido sobre un mundo perfectamente calculado; porque representa el avance de la naturaleza sobre lo humano; porque rompe rutinas, estropea planes y origina atascos. Porque la natureleza gota a gota se va imponiendo sobre nosotros. Quizás me gusta porque rompe normas y esquemas o simplemente por la belleza de un paisaje mojado; puede que incluso porque gota gota se va creando un charco o porque hace que me sienta parte de la naturaleza.
En cualquier caso me gusta....


5 comentarios:

severino el sordo dijo...

La lluvia me gusta en tormentas de verano,soy un tipo de sol o de viento, con nublados y nieblas ando de mala virgen,saludos.

Felipe dijo...

la lluvia,muchas veces,nos reconcilia con nuestro ser húmedo.
Nos abandona a la soledad sentida de nuestra inacabada existencia.
Lluvia,en el asfalto nuestra insolencia.


Besos

Lia dijo...

Wenas!!
SEVERINO: yo también necesito de vez en cuando sol, pero la lluvia me libera. Hay mucha gente a la que no le gustan los días nublados y lluviosos
FELIPE: me gustan tus versos. Creo que la lluvia provoca que nos abstraigamos, que dejemos discurrir muchas ideas.

Gracias a los dos por vuestros comentarios!! Saludos!!

Ciberculturalia dijo...

Querida Lia, te he descubierto en el blog de amigos comunes y me ha gustado mucho tu blog.
Me hago seguidora tuya y vendré a verte con frecuencia.

Preciosa entrada la de tus pensamientos mojados. En una ciudad como Madrid que no llueve lo que debiera, ese día que amanece mojado, a pesar de la dificultad del tráfico, a pesar de lo mucho que se incordia la ciudad, sí, a pesar de ello, a mi me gusta. Siento como mi pensamiento se ensancha, como si mi mente se oxigenara.
Sí, me gustan esos días lluviosos
Un beso
Carmen

Lia dijo...

Wenas!!

CIBERCULTURALIA: muchas gracias!! encantada de verte por aquí.
Sí, a mi también me oxigena la lluvia, es una sensación de liberación.
Muchas gracias por tu comentario y que pases un buen fin de semana!!
Saludos!!