19/11/09

Víctimas del odio



No me resigno sin más a creer que esto deba ser así, que simplemente vamos a permitir (colectivamente y en ocasiones de forma inconsciente) que el racismo sea una lacra que se asiente definitivamente en nuestra ya de por sí deteriorada sociedad.
No quiero permanecer callada mientras escucho palabras hirientes y menospreciantes dirigidas a personas por el simple hecho de no ser españolas.
Realmente me duele esa actitud discriminatoria que muestra mucha gente, algunas personas de forma inconsciente, pues eso es lo que ocurre cuando algo comienza a asentarse socialmente; otras de manera indiscriminada y enorgullecida.
No entiendo qué clase de persona es capaz de menospreciar a otra porque su color de piel, su cultura o su idioma son diferentes. No sé qué lleva a una persona a pensar de esa manera tan fría e insensible. Porque probablemente los racistas no conocen las situaciones por las que pasa un inmigrante aquí en España, no pueden conocerlas porque no les preocupan. El racismo es a mi modo de ver una enfermedad, una locura permanente, una espiral de odio ciego; fruto de los prejuicios, del miedo a lo desconocido o de la ignorancia.
Deberíamos aprender a mirar con otros ojos las culturas diferentes, no con un atisbo de miedo e incomprensión que llevan al rechazo y en su caso más extremo al odio, sino con la curiosidad y el interés necesarios para intentar que personas diferentes convivan, con TOLERANCIA Y RESPETO.
Personalmente, creo que es digno de admiración el hecho de que una persona deje su país y su familia para buscar trabajo y poder alimentarlos. Creo que no hay nada más valiente que jugarse la vida en una patera en busca de un futuro mejor. Creo que educar a tus hijos junto a niños inmigrantes es el mejor regalo que les puedes hacer, el de la tolerancia y la multiculturalidad. No entiendo porqué se odia a esas personas, si su valentía es maravillosa, si por su futuro se juegan la vida; si en definitiva todos podemos aprender mutuamente unos de otros.
Creo que debe ser tormentoso jugarse la vida para llegar a un país donde vas a ser tratado como un perro, trabajando por un sueldo mísero y encima tratado como un delincuente. Creo que debe ser horrible que tus hijos sean discriminados en el colegio por su color de piel. Creo que cada vez que reciben miradas o palabras despreciantes han de sentirse hundidos. Creo que a veces no pensamos por lo que ha pasado una persona antes de llegar a aquí, que no nos ponemos en su lugar.
No puedo llegar a imaginar lo que sufre o puede llegar a sufrir un inmigrante en España. Realmente me duele el trato que se da a ciertas minorías, me duele el peso del rechazo.
No es malo tener un color de piel, una cultura, una ideología o una religión diferente, lo malo es no poder ver que todos somos iguales en las cosas importantes (nacemos, comemos, lloramos, reimos) y que es en nuestras diferencias es donde radica la belleza de este mundo.




11 comentarios:

Duende Crítico dijo...

El racismo siempre nace de la ignorancia. Para decir eso me baso en el típico caso de personas mayores que hacen buenas migas con inmigrantes y que cambian de opinión sobre ellos cuando antes decían que nos 'robaban' el trabajo.

Yo tampoco lo comprendo, para qué vamos a mentir. El problema está en que el Estado y sus instituciones tienen que trabajar para que el ciudadano medio no se sienta desamparado frente a las posibles ayudas que puedan recibir los sectores más desfavorecidos, entre los que se encuentran muchas personas inmigrantes.

Un saludo ;)

Ciberculturalia dijo...

Tienes razón Lia, es intolerable que el racismo y la discriminación se vaya extendiendo por nuestra sociedad, que es lo que está ocurriendo lamentablemente.
El tener siempre el estomago caliente nos hace insensibles a otras realidades.
Tenemos que seguir luchando y denunciando situaciones de flagrante injusticia.
Buena entrada
Un beso

Felipe dijo...

La intolerancia y el racismo con los seres humanos son abominables.
Hay gente que dice 'yo no soy racista' y quizás esos son los más peligrosos.
Cuándo tendremos conciencia de que no existen patrias ni banderas,que todos los seres humanos son iguales y que formamos parte de toda una patria sin bandera:el mundo

Abrazos

Dorian dijo...

"Las guerras continuarán mientras el color de la piel siga siendo más importante que el color de los ojos".

B. Marley.

Lia dijo...

Wenas!!

DUENDE CRÍTICO: sin duda alguna yo creo que el principal factor es la ignorancia, y también influye la generalización, solemos generalizar y crear tópicos (prejuicios) erróneos. Creo que el Estado, efectivamente, debería hacer algo al respecto,campañas por la tolerancia, que hagan ver que esas ayudas que se dan a ciertos colectivos son justas y necesarias.

CIBERCULTURALIA: es alarmante el hecho, no ya de que surgan organizaciones neonazis, sino a pie de calle la acogida que tienen esas ideas. No somos tolerantes, hemos olvidado que en el pasado nosotros fuimos los que emigramos y pasamos hambre. Pero mi generación no conoce eso, haría falta recordárselo.

FELIPE: hay gente también que cree no ser racista, que ese insulto tan feo no lo merece, pero lo cierto es que mucha gente tiene actitudes racistas y no lo percibe. Comparto absolutamente tu última reflexión, ojalá todo el mundo pensara lo mismo.

DORIAN: una gran frase y muy acertada. Nos obtstinamos en buscar diferencias cuando lo importante es lo que nos une.

Gracias a los cuatro por vuestros comentarios!!
Saludos y que paséis un buen fin de semana!!!

severino el sordo dijo...

El racismo viene del miedo a lo diferente ademas nos sorprenderia saber cuantas clases de racismo hay y que no tienen que ver con el color de la piel,de todas formas ya es mucho decir el llamar personas a los racistas,un saludo y que disfrutes del fin de semana.

Naveganterojo dijo...

Lo mas curioso es que muchos de esos racistas, xenofobos, y bichos raros en general son descendientes de emigrantes.
Si lo pensaran un solo minuto se darian cuenta del error que estan cometiendo.
Un abrazo amiga mia.
Salud y felicidad.
PD:Tienes el blog lleno de bichos raros,(fiate de todos ellos, pues son muy buena gente, je,je)

...Tania... dijo...

El racismo es fruto de la ignorancia y la falta de interés en conocer. Estoy de acuerdo contigo en que criar a nuestros hijos con inmigrantes es una fuente de enriquecimiento cultural que ni siquiera los libros proporcionan.

Pero, de todas maneras, aun poniéndonos en el lugar de la población racista (cosa que al menos para mí es verdaderamente difícil): ¿quiénes somos los españoles para despreciar a los moros, negros, chinos, etc. (uso estos conceptos desde el buen sentido eh), cuando somos los que más mezclas llevamos en la sangre? Tenemos sangre europea, musulmana, celta... más mezclados que nosotros no hay nadie.

Y, para terminar, como dice Naveganterojo, ¿quiénes somos nosotros para despreciar cuando también fuimos EMIGRANTES? ¿Dónde queda la memoria?

Un saludo, Lía! ;)

Lia dijo...

Wenas!!

SEVERINO: tienes razón, hay muchas formas de discriminación, pero el denominador común de todas es el odio.

NAVEGANTEROJO: pues sí, en el fondo todos somos descendientes de personas que vivían en lugares diferentes. Discriminar a otra persona por ello es más que injusto, es estúpido.

TANIA: estoy totalmente de acuerdo con tu comentario, precisamente los españoles tenemos una gran mezcla de sangre. Pero aunque no fuera así no tenemos derecho a discriminar a nadie. Creo que muchos de estos problemas se solucionarían ofreciendo a la gente la posibilidad de conocer otras culturas.

Gracias a los tres por vuestros comentarios!!
Saludos!!
Siento no haber podido contestar antes, pero no tenía internet.

Anónimo dijo...

Qué tendrá que ver el odio racial o los prejuicios raciales con el racismo??? no sabéis ni lo que habláis, borregos....

Lia dijo...

ANÓNIMO: Aquí admito de todo menos la falta de respeto, cuando aprendas civismo vienes de nuevo y me dejas un comentario en condiciones, entonces será cuando te responda.